Compartir
Publicidad
Publicidad

Alonso, imperial

Alonso, imperial
Guardar
82 Comentarios
Publicidad

El gran premio de Italia había empezado muy bien para Fernando Alonso. El viernes había ido según lo previsto, el sábado por la mañana había sido rápido con mucha gasolina a bordo y se sentía muy fuerte para la carrera, con un coche rápido y equilibrado y unos neumáticos muy fiables.

En Q1 y Q2 estuvo fácilmente con los Ferrari, y todo hacía indicar que lucharía por la pole. El pinchazo trastocó los planes, pero en ese momento hizo lo que mejor se le da, maximizar el conjunto y adaptarse a la situación. Salvó los muebles, quedó quinto y todo hacía pensar en una posible victoria.

Ahí entró en escena FF (FIA-Ferrari), protagonizando una de las sanciones más vergonzosas que se recuerden. Si Massa hubiera sido un señor, y no un palmero, habría reconocido que no le afectó en nada, pero claro, él fue el único que vió normal lo que Schumacher hizo en Mónaco… Si a eso le unimos que el tal Charlie Whithing ya andaba quemadillo por como De La Rosa-Alonso le han ridiculizado en las últimas reuniones de pilotos, y que se desea la retirada “en campeón” de Schumacher, la aberración estaba consumada.

A partir de ahí, la reacción de Alonso fue ejemplar. Por la mañana rueda de prensa, hablando más como aficionado que como interesado. No dijo que le estaban robando el campeonato, sino que se refirió al Deporte en mayúsculas, al perjuicio hacia el aficionado. El dañado no era él, sino la limpieza del espectáculo.

Luego se subió al coche y protagonizó una remontada espectacular, hasta que un motor exhausto (por la necesidad de ir a tope para remontar), le dejó en la cuneta. Y otra vez estuvo cumbre: salió del coche sin aspavientos, volvió a boxes y se mostró tranquilo en sus declaraciones.

Incluso creo que todo ésto le beneficia de algún modo. Se está creando un aura de perjudicado por la FIA, de “enfant terrible” (como tras su accidente en Brasil), de Quijote luchando en solitario, que le puede granjear muchas simpatías. No hace falta decir quien fue el último piloto enemigo de la FIA, y tampoco corrió para Ferrari.

Bernie, ¿no querías pilotos que hablasen claro? Pues aquí tienes uno. Ahora espero que tu amigo no sea tan rastrero, como ya aparece en algunas noticias, de querer taparle la boca acusándole de llevar al deporte a descrédito. Si pensáis que con eso le váis a intimidar…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos