Compartir
Publicidad

La vida útil de los coches autónomos será de solo cuatro años, según Ford, ya que se usarán mucho más

La vida útil de los coches autónomos será de solo cuatro años, según Ford, ya que se usarán mucho más
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El ciclo de vida de un automóvil depende de muchas variables, desde un buen cuidado y un mantenimiento adecuado, a sobre todo el uso y el kilometraje al que sea sometido. Según Ford, la vida útil de los coches autónomos será muy inferior a la de los coches convencionales.

El responsable de operaciones de la división de vehículos autónomos de Ford, John Rich, ha asegurado al periódico británico The Telegraph que los futuros coches autónomos tendrán un uso mucho más intenso que los actuales vehículos privados, lo que aumentará su desgaste.

Para muchos, una de las grandes preocupaciones de la llegada de la tecnología de conducción pilotada a la industria de la automoción es que la demanda de vehículos del mercado se reduzca, pero según este directivo de Ford, al fabricante de Detroit esto no le preocupa en absoluto, ya que los coches autónomos tendrán una vida útil de cuatro años y, por tanto, habrá mayor rotación.

Argo AI
Argo AI

Más uso, más desgaste y menor vida útil

Así pues, y aunque analistas han adelantado una posible caída del sector debido al paso del coche en propiedad a las flotas de vehículos autónomos, a Rich no le preocupa demasiado puesto que, según él, dichas flotas serán más baratas de utilizar y más eficientes, por lo que se dará un uso mucho mayor a los vehículos, lo que redunda en un mayor desgaste y una vida útil más corta.

"Hasta ahora todo indica que cuando el coste por kilómetro se reduce, el kilometraje recorrido aumenta. Si empiezas a ayudar a comunidades con menos recursos, comienzas a mover a mucha más gente", asegura John Rich. La cifra de cuatro años no es disparatada para un vehículo en constante uso, ya que por ejemplo la media de edad de los taxis de Nueva York en 2017 era de 3,8 años.

Y es que, como es lógico, un plan de negocio basado en vehículos autónomos estaría enfocado en maximizar el beneficio y, por tanto, en utilizar los vehículos todo el tiempo posible. Digamos que podría ser algo parecido al funcionamiento de las aerolíneas, que pierden dinero cuando un avión está en tierra, por lo que tratan de conseguir que los aviones estén el máximo tiempo en el aire, ganando dinero.

Ford, Volkswagen y Argo AI
De izquierda a derecha: Jim Hackett (CEO Ford), Brian Salesky (CEO Argo) y Herbert Diess (CEO VW)

No es ningún secreto que Ford no pasa por su mejor momento y entre sus planes está el convertirse, como otros grandes fabricantes, en una compañía de movilidad, con vistas más amplias, que ofrezca también otro tipo de servicios y no únicamente automóviles en propiedad.

Como ya sabemos, Ford trabaja desde hace tiempo en el desarrollo de este tipo de tecnologías de conducción autónoma con otros grandes fabricantes como Volkswagen, a través de la compañía Argo AI, y pretende ofrecer flotas de vehículos autónomos como uno de sus futuros servicios.

A día de hoy la firma Argo AI, capitaneada por su CEO Brian Salesky, está probando su tecnología (montada en automóviles Ford) en cinco ciudades de Estados Unidos, incluido el hogar de Ford, la ciudad de Detroit.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio