Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Un Ferrari 250 GTE con motor V8 americano? Pues sí... y en vídeo

¿Un Ferrari 250 GTE con motor V8 americano? Pues sí... y en vídeo
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lanzado en 1960 con un motor 3.0 litros V12 bajo el capó, el Ferrari 250 GTE fue el primer cuatro plazas de Maranello (2+2, si queréis), y para crearlo hubo que mover hacia delante el propulsor para hacer hueco en el habitáculo y alargar ligeramente la carrocería, aunque la batalla se mantuvo. ¿El resultado? Un rápido y cómodo híbrido entre GT y deportivo, cuyo doce cilindros era clave.

Ahora imagina que mientras lees el periódico una mañana de domingo te encuentras con el anuncio de un 250 GTE con un precio tan barato que te hace dudar de su autenticidad. Tiene que ser una réplica. No obstante, te pica tanto la curiosidad que acabas interesándote por el coche y vas a verlo, para encontrarte un 250 GTE 'al desnudo' y con el motor fuera, para ser instalado en otro coche.

Garry, el protagonista de la historia, y el mismo cuya mujer descubrió el anuncio en el periódico, decidió comprar esta ganga en forma de 250 GTE como proyecto de jubilación, pero al final fue su padre, con 80 años de edad, quien se puso manos a la obra para devolver el Cavallino a la vida, y lo consiguió en sólo dos años. Eso sí, atrás quedó el motor V12 original, capaz de propulsar al GTE de 0 a 100 km/h en algo más de 8 segundos y hasta 230 km/h.

¿Un Ferrari 250 GTE con motor V8 americano? Pues sí... y con vídeo

Aunque su nuevo dueño intentó buscar un motor Ferrari, lo cierto es que el coche ya había equipado un motor V8 ajeno a Maranello y decidió seguir ese mismo camino. Así pues, instaló un motor Chevrolet 383, es decir, un 6.3 litros V8, junto a una caja de cambios Tremec de cinco marchas y el eje trasero de un viejo Chrysler. Y le gusta tanto conducirlo que asegura no lo venderá jamás. De hecho, ya ha convencido a uno de sus hijos para que lo cuide y mantenga cuando él no esté.

Pero lo mejor de todo es que el 250 GTE va acompañado a todas partes por un peculiar camión American LaFrance de 1971 que nació originalmente como un camión de bomberos y que ahora Garry utiliza como grúa (el 'Super Hauler') para transportar sus coches. Monta un enorme motor diésel y fue ideado como todo un devora kilómetros, apto para recoger coches en la otra punta del país y ofrecer un viaje cómodo. Y no le falta un detalle, porque en su interior hay hasta asientos de un BMW 3.0 CS de 1973.

Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos