Publicidad

¡Que no huyan! Ya puedes perseguir a los malos con la clásica furgoneta de vigilancia del FBI

¡Que no huyan! Ya puedes perseguir a los malos con la clásica furgoneta de vigilancia del FBI
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Una furgoneta Dodge Ram 350 de 1989 utilizada por un equipo de vigilancia del FBI está a la venta en eBay y mola mucho. Por 13.800 euros, de momento, puedes casi sentirte como Robert De Niro en 'Los padres de ella' (él era de la CIA). Con poco más de 37.000 kilómetros en su odómetro y un estado inmaculado, el interior asegura horas de diversión.

Pantallas LCD, una grabadora, amplificadores, filas de elementos electrónicos no identificados, y de acuerdo con la descripción de la subasta, un radar. Puede que no tengas ni idea de cómo usar nada de esto, pero solo por comprobar si dentro existe información confidencial del FBI, merece la pena echar un vistazo.

El vendedor afirma tener todo el papeleo para verificar la autenticidad de la furgoneta. Según los informes, se utilizó para investigaciones federales sobre drogas y se compró en una subasta del gobierno antes de terminar en eBay. Lo mejor de todo es que el dueño afirma guardar aún en su interior cintas de vigilancia con cuadernos y anotaciones.

S L1600 5
S L1600 9

Desde el insulso exterior nada puede vaticinar que dentro de encuentre un pequeño centro de operaciones con pantallas LCD, reproductores de DVD, un intercomunicador, grabadoras, un radar y montón de interruptores y botones que querrás tocar.

A simple vista la tapicería y el frontal perecen estar en perfectas condiciones; si nos vamos a la parte trasera, los paneles de madera que cubren el habitáculo nos transportan a los 70 más sofisticados. Como es lógico, para sobrevivir a las largas jornadas de vigilancia, cuenta con un inodoro, gas propano y la capacidad de arrancar o parar el motor desde la parte de atrás.

S L1600 1

La furgoneta ha tenido un solo dueño y está equipada también con aire acondicionado y calefacción, neumáticos y cinturones nuevos. Algunos arañazos y pequeños golpes en la chapa le confieren un aire más auténtico (y por qué no decirlo, cochambroso) si cabe.

La subasta termina en unas horas. Si en unos días la ves aparcada frente a tu casa, sospecha.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios