Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Temporada de otoño-invierno: moda y motor, siempre de la mano

Temporada de otoño-invierno: moda y motor, siempre de la mano
0 Comentarios
Publicidad


image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Dijo Ralph Lauren en una ocasión que la moda y los coches tienen la misma fuente de inspiración: el arte. No en vano, la moda es la profesión del diseñador norteamericano, y el motor, su gran pasión. Prueba de ello es su espectacular colección de coches, considerada la más cara del mundo: “Siempre he considerado que los coches son arte, arte en movimiento”, dijo en esa ocasión, como para justificar su enorme gasto.

Disciplinas que evolucionan en paralelo

Motor Y Moda 02

Pero esta frase la podría haber dicho cualquiera de nosotros, los que amamos el mundo del motor. De un coche se puede alabar su potencia, su velocidad punta, su comodidad… pero lo que marca la diferencia en un vehículo, lo que causa admiración y asombro, es su estética, la belleza de sus formas, la textura de sus materiales, la calidad de sus acabados. Se busca exclusividad, pero también vanguardismo, estar “a la última”; todos ellos elementos de gran carga subjetiva, y que inevitablemente toman forma de acuerdo a las tendencias de cada época.

Es ahí donde podemos ver cómo el mundo del motor va evolucionando en paralelo a otras disciplinas creativas como el mundo de la moda, en caminos que se cruzan en multitud de ocasiones con influencias, colaboraciones, encargos… Este hecho queda muy palpable gracias a la publicidad (otra disciplina creativa), en la podemos ver cómo motor y moda se apoyan y se ayudan la una a la otra en busca de la singularidad.

Nos lo muestran a la perfección en el espacio Clásicos al Volante. En el periodo entre las guerras mundiales pudimos ver cómo las mujeres flapper, con faldas más cortas y melenas onduladas, se ponían al volante de vehículos con diseños igualmente rupturistas que representaban esa época de cambio y de mayor independencia de la mujer. En los años 50, mientras la alta costura vivía una revolución con Dior, Chanel o Givenchy, los fabricantes adoptaban diseños más sofisticados y confortables que fueran en consonancia con el lujo y el glamour de la mujer de la época. En los 70, en cambio, mientras se imponía el boyish style (estilo masculino) en las pasarelas de la mano de diseñadores como Ralph Lauren, los coches se volvían más masculinos y deportivos, con predilección por los diseños anglosajones.

Moda y alta costura en tu coche

Motor Y Moda 03

Que un vehículo es algo más que una mera forma de transporte es algo indudable, de otra forma posiblemente muchas más personas viajarían en transporte público o vehículos colectivos. Ya hemos hablado de que un vehículo puede tener para nosotros un gran valor sentimental, en parte porque es un reflejo de nuestra propia personalidad. Un Toyota Prius puede ser un simple vehículo; pero si lleva una piña de pino colgando del retrovisor, un soporte para bicicletas y una pegatina de Monfragüe en la parte de atrás, será el Prius de un amante de la naturaleza.

Es en este sentido, en el del coche como forma de expresión, en el que el mundo del motor converge inevitablemente con el mundo de la moda. La necesidad de diferenciar nuestro vehículo, de hacerlo especial y exclusivo, ha encontrado respuesta en los diseñadores. Como un pintor frente a un lienzo en blanco, son muchos los espacios de un coche en los que un modisto puede dejar su impronta. Así, nos encontramos con carrocerías multicolores o perladas; estampados en tapicerías, alfombrillas y cinturones; o llantas, volantes y palancas de cambio con chapados en oro.

“Que un coche tenga tu nombre es algo que robustece y amplifica la percepción que el mercado tiene de ti”, explica el ilustrador y diseñador Jordi Labanda en una entrevista. Y ello explica la plena predisposición de las firmas por colaborar con fabricantes de automóviles, en aquellos modelos que por diseño y filosofía mejor se ajusten a su estilo en las pasarelas.

Louis Vuitton fue de los primeros, hace más de un siglo, pero luego vendrían otros muchos: Karl Lagerfeld, Armani, Gucci… Donatella Versace ha sido de las que con más fabricantes ha trabajado, cuando curiosamente su hermano Gianni no lo hizo con ninguno. La relación más duradera la ha mantenido Hermès con Bugatti: en los años 20 Émile Hermès colaboraría en el modelo Royal, y 80 años después la firma volvería a participar en una edición especial del Veyron.

Las firmas españolas no han sido ajenas a este fenómeno. Desde el ya mencionado Jordi Labanda hasta la también colorida Ágata Ruiz de la Prada o el desaparecido David Delfín. Uno de los últimos ha sido el vitoriano Modesto Lomba, que en 2015 diseñó una edición muy especial del Toyota AYGO. Tan especial que finalmente se fabricaría una única unidad de este AYGO by Lomba; un modelo que se inspiraría en su colección primavera-verano del año siguiente, con carrocería en blanco, rojo y azul.

Motor Y Moda 04

El mundo del motor como inspiración para la moda

También los deportes de motor han servido igualmente como fuente de inspiración para los diseñadores, que siguiendo el camino inverso, han llenado las pasarelas del cuero, las botas y los colores vivos típicos del mundo de la competición. Los últimos han sido Moschino, en 2016, con una colección que bien podría pasar por el uniforme de un equipo de Fórmula 1; o Tommy Hilfiger, en 2018, que convirtió la pasarela en un circuito de velocidad.

Motor Y Moda 05

Las alianzas de las firmas con los fabricantes han ido más allá. Las pistas de carreras, los padocks, las gradas de los circuitos, suponen otra magnífica pasarela para las firmas de moda. No en vano, han sido muchas las que han patrocinado escuderías y equipos, incluso llegando a tener los suyos propios. Es el caso de la firma Benetton, que tuvo una de las escuderías más emblemáticas de la historia reciente de la Fórmula 1.

Los circuitos también son escenario de la unión entre motor y moda en la forma de los uniformes y accesorios de pilotos y trabajadores. Lo que empezó siendo como simple ropa de trabajo o medidas de protección, ha terminado convirtiéndose en colecciones completas de prendas de lujo, engrosando lo que hoy llamamos merchandising oficial. Encontramos desde simples gorras hasta abrigos de material ignífugo, pasando por accesorios sin relación aparente como relojes o pelotas de golf. Y para ello las escuderías cuentan a menudo con las grandes firmas de ropa, especialmente las deportivas, que consiguen con ello asociarse al prestigio y la exclusividad del mundo de las carreras. Todo sea por vestir igual que las grandes estrellas de los circuitos. Como ejemplo, el impulso en las ventas de merchandising que ha supuesto para Toyota el fichaje de Fernando Alonso para el Mundial de Resistencia.

Motor Y Moda 06

Bien sea llevando la misma gorra del asturiano cuando sube al podio, bien sea luciendo el estampado de Vuitton en la tapicería del coche, lo cierto es que motor y moda se han mostrado siempre como un matrimonio bien avenido. La búsqueda de la singularidad y la exclusividad es un excelente cupido que une de por vida multitud de disciplinas y mercados; especialmente aquellas que, como el motor y la moda, levantan tantas pasiones.

Imágenes | Toyota | Clásicos al Volante | Red Bull

Publicidad

También te puede gustar

Inicio