Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La Era Reiwa de Naruhito se estrena a bordo de un todo-lujo exclusivo

La Era Reiwa de Naruhito se estrena a bordo de un todo-lujo exclusivo
1 comentario

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Cuando se habla de automóviles de lujo y muy alta gama, las marcas que siempre salen a relucir tienen, en muchos casos, origen británico o bien, alemán; Rolls-Royce o Bentley son las primeras en la lista, no en balde, llevan toda su historia como fabricantes dedicando sus esfuerzos a crear máquinas realmente exclusivas. No podemos olvidar a Mercedes, habitual de este segmento, pero tampoco debemos dejar de lado otras marcas menos frecuentes en estos lares.

Los modelos japoneses comienzan a hacerse un hueco en el mercado premium

Por todos es conocida la minuciosidad de las marcas japonesas, las cuales, sin llamar excesivamente la atención, ofrecen automóviles robustos, duraderos y bien fabricados. Por lo general, estamos acostumbrados a sus modelos más populares y generalistas, pero estas marcas pueden crear auténticos vehículos de lujo si se lo proponen. Ahí está Lexus, que multiplica las cualidades de cualquier Toyota y lo envuelve con materiales y calidades de fabricación a la altura o incluso por encima de muchas marcas de alta gama. Una firma de alto estanding de pleno derecho. 

No obstante, que Lexus haya llegado a ponerse a la altura de las marcas más consolidadas no es casualidad. Tras esta marca de alta gama se esconde la propia Toyota, que fundó la Luxury EXport U.S en 1989 para luchar de tú a tú con los grandes ‘gallitos’ de un corral realmente complicado. El caso es que antes de su fundación, Toyota ya tenía en su catálogo un automóvil sumamente especial, que a lo largo de 2019 se hizo más exclusivo, si cabe, para una celebración que ocurre pocas veces en la vida.

Toyota Century, exclusividad japonesa de alto nivel

Toyota Century 1967

En el año 1967, y con el objetivo de ser el vehículo de realezas, jefes de estado o de personas muy adineradas, nacía el que se ha convertido en la referencia japonesa en cuanto a lujo, exclusividad y tecnología: el Toyota Century. Un automóvil que por aquel entonces era algo fuera de lo común y cuya evolución le ha llevado a ser la máxima expresión del lujo japonés. De hecho, desde entonces sólo ha tenido tres generaciones y todas ellas, caracterizadas por ser el máximo exponente de la propia Toyota tanto en calidad de fabricación, como en equipamiento o tecnología.

Las primeras generaciones las fabricaba Kanto Autoworks, un carrocero fundado en 1946 y que en 2012 pasó a formar parte de Toyota. Kanto era la empresa que se encargaba de fabricar todos los coches especiales de la firma japonesa, y por supuesto, con proceso muy artesanales a cargo de especialistas de alto nivel en cada tarea. Se trataba de coches muy detallistas, con especial cuidado por el confort y el bienestar de quien se encontraba en su habitáculo.

Toyota Century Convertible 5

Su fabricación estaba tan cuidada, que la primera generación estuvo sin modificaciones hasta 1997. De todas formas, recibió algún retoque estético durante sus 30 años de vida hasta que finalmente, dio el paso a una nueva generación que, a simple vista, parecía una revisión más del modelo de 1967. Sin embargo, bajo su clásica imagen de sedán de representación, había muchos cambios, como la adopción de un motor V12 que ya en 1997 usaba un cambio automático de seis relaciones.

Con la segunda generación, el equipamiento se enriquece con cierres eléctricos y tapizados de tela

En esta segunda generación se ponía el equipamiento a un nivel altísimo. Tenía detalles como puertas con sistema de apertura y cierre eléctrico, así como función ‘soft close’. Los asientos traseros eran reclinables e incluían función masaje y entre las curiosidades de los gustos japoneses, estaba la tapicería. Podía ser de piel, como cualquier otro automóvil de lujo, pero este tipo de tapizado hace ruido cuando se sientan los ocupantes y eso no gusta en Japón, así que se ofrecía con tapicería de tela. Pero las cosas van más allá, porque la versión para la familia imperial de Japón emplea tapicería de lana, inserciones de granito y un panel de techo realizado con papel de arroz.

Llega la hibridación… ¡y un descapotable!

Toyota Century 2018

Como cabe esperar, la evolución ha llevado al excelso Toyota Century a convertirse a la hibridación. Toyota es el principal actor en el segmento de la hibridación y su mayor exponente no podía ir por otro camino. Pero, para llegar a su última evolución, presentada en 2018, se ha tomado una solución que nos devuelve al comienzo de esta historia y nos sitúa, nuevamente, en Lexus. Bajo la carrocería del Century, de diseño continuista, elegante y sumamente clásica, se esconde un Lexus LS de la cuarta generación, fabricada entre 2006 y 2017, incluido el propulsor V8 híbrido, aunque convenientemente actualizado. No mucho, pues el Lexus LS 600h ya era un modelo muy cuidado, pero lo justo para adaptarlo a los nuevos tiempos.

La hibridación, un paso lógico sin renunciar a una discreta ideología estética y mucha tecnología

Sigue, como en otras ocasiones, una evolución estética discreta que oculta tecnología de última generación y una fabricación artesanal detallista y minuciosa. De hecho, sólo se fabrican 50 unidades, bajo pedido y siempre al gusto de cada cliente. Quizá por eso, el emperador de Japón, en para el día de su coronación, encargó una versión descapotable. Un Toyota Century con techo de tela realmente único en el mundo y creado ex profeso para el día que el emperador Naruhito sucedía a su padre Akihito, quien abdicó después de tres décadas al mando del país del sol naciente.

Toyota Century Convertible 2

Hay pocos detalles de esta unidad tan especial, aunque en muchos apartados concuerda, obviamente, con el Toyota Century ‘normal’. El Toyota Century Cabrio se ha fabricado totalmente a mano, en el seno de la propia Toyota y a lo largo de seis semanas. Hablamos de alrededor de mes y medio de trabajo artesanal para convertir un sedán en descapotable. Un descapotable muy especial, por cierto, ya que conserva las puertas traseras y muchas características del sedán.

Entre las curiosidades de este Toyota Century cabrio, que hizo su debut en el mes de octubre, se encuentran los asientos traseros. Estos se han colocado cuatro centímetros más elevados y con respaldo fijo e inclinado 25 grados. El objetivo es permitir que el emperador sea perfectamente visible para todos los asistentes a los desfiles donde este automóvil sea protagonista.

Imágenes | Toyota Global Newsroom

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Compartir