Publicidad

Prueba: Peugeot 407 Coupé V6 HDi (parte 3)

Prueba: Peugeot 407 Coupé V6 HDi (parte 3)
17 comentarios

Publicidad

Publicidad

Al estar orientado hacia una clientela con mejor poder adquisitivo, el 407 Coupé no entiende de modelos “básicos”, de modo que tiene dos posibilidades, el super-equipado y el hiper-equipado. Lo que no trae de serie la versión “normal” (a falta de nombre comercial) son elementos sin los que se puede vivir perfectamente, y desde luego, en relación precio/equipamiento saca un poco los colores a rivales de las grandes familias alemanas.

¿Y qué decir de la seguridad? Los ingenieros de Peugeot no se han limitado a hacer un coupé bonito, también se han currado pensado bastante la prevención de los accidentes y que en caso de, las consecuencias sean las mínimas posibles. Independientemente del equipamiento, para quien la seguridad sea prioritaria, le atraerá más este felino de 2 puertas.

Equipamiento

Las dos versiones se diferencian por algunos elementos de equipamiento que maximizan el confort, como los asientos eléctricos con calefacción, la tapicería de cuero integral, cargador de CDs, sonido JBL, alarma antirrobo, faros direccionales… No son elementos imprescindibles. Actualmente hay 3.800 euros de diferencia entre la versión normal y la “Pack”, con el motor V6 HDi.

Peugeot 407 Coupe

Objetivamente hablando, el 407 Coupé está muy bien equipado, sin lagunas claras de equipamiento… se le puede reprochar que el Bluetooth sea opcional o que la versión normal tenga una política cerrada de equipamiento, con varios elementos agrupados en un sólo paquete de 2.300 euros, que no es calderilla. Pero en lo que es importante, no se echan elementos de menos.

Elevalunas eléctricos, dirección de asistencia variable, ordenador, regulador/limitador, espacios portaobjetos, llantas de 18 pulgadas (versión V6), climatizador bizona, guantera refrigerada, radio-CD con MP3, sensor de luces y de lluvia, sensor de aparcamiento trasero, acabado de calidad con buenos materiales, cristales laminados, un completo equipamiento de seguridad… y sin discriminaciones por razones de cilindrada o caballos, empezando por el 2.2 de “sólo” 163 CV, desde 27.480 euros. ¿Caro? No señor.

Peugeot 407 Coupe

En términos de prestaciones o dinamismo no está al mismo nivel que sus rivales alemanes, principales competidores, sin olvidar a los Alfa Romeo. Eso sí, el felino francés ofrece más argumentos al comprador que busca una adquisición más racional, y que quiera más por el mismo dinero.

Aun considerando el importante descuento promocional del que está gozando, sigue siendo una adquisición muy razonable e inteligente, al menos a priori. En la compra de un coche entran tantas variables que no pretendo meterme con todas.

Seguridad

Coche de placer y coche seguro no siempre son conceptos ligados, pero en este caso, van íntimamente relacionados. El 407 Coupé fue analizado por EuroNCAP obteniendo 5 estrellas de protección de ocupantes, 4 de seguridad infantil y 2 de protección de peatones. Mirando las gráficas de daños al conductor y pasajero, los resultados son ligeramente superiores a los de la berlina.

Peugeot 407 Coupe - EuroNCAP

La seguridad activa se apoya en los frenos ABS, con control de estabilidad y de tracción, sensor de presión en los neumáticos, y ayuda al frenado de emergencia. El comportamiento, ya comentado, es bastante noble y estable en prácticamente todas las condiciones de uso real, lo cual previene posibles accidentes.

En caso de accidente, hay un buen arsenal. Las plazas delanteras cuentan con airbags frontales, laterales y de cabeza (mas el de rodilla de conductor), reposacabezas activos y cinturones de seguridad con pretensores pirotécnicos y limitadores de esfuerzo. En las plazas traseras, ISOFIX aparte, hay airbags de cabeza, cinturones de 3 puntos con limitador de esfuerzo, cabeceros y como en las plazas delanteras, chivatos de abrochado.

Peugeot 407 Coupe - EuroNCAP

Cabe recordar que los cristales laterales son laminados, y eso en un golpe fuerte o vuelco es muy importante, se reducen las lesiones a los pasajeros. Además está el sensor de parking (delantero y trasero) que evita “toques” tontos, los seguros se echan solos, los faros giran en función de la curva automáticamente (y son bixenón), regulador/limitador de velocidad, etcétera.

En pocas palabras, el 407 Coupé es toda una garantía si algún día tenemos un susto de mayor o menor consideración, difícilmente vamos a ir mejor protegidos, comparándolo con sus contemporáneos. Ya podrían tener muchos coupés más caros un nivel de seguridad equivalente a este Peugeot.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir