Compartir
Publicidad
Publicidad

Volkswagen tiene que agradecer a un pequeño grupo ecologista la detección del fallo que oculta las emisiones

Volkswagen tiene que agradecer a un pequeño grupo ecologista la detección del fallo que oculta las emisiones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como os contábamos el pasado fin de semana, el grupo Volkswagen se enfrenta a un problema mayúsculo después de que la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) haya detectado que 482.000 de sus modelos diésel en Estados Unidos incumplían la normativa de emisiones por un enorme margen que en teoría venía oculto de fábrica.

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, ya ha pedido disculpas, mientras las noticias relativas a este posible escándalo se han ido sucediendo, el grupo está asumiendo las primeras pérdidas bursátiles e investigan qué ha ocurrido. Los otros fabricantes alemanes como BMW o Daimler no han aguardado para declarar que sus modelos están fuera de toda sospecha, mientras la autoridad alemana ha abierto otra investigación para aclarar el asunto y comprobar qué posibles multas se le pueden aplicar al fabricante (más allás de los 18.000 millones de euros de Estados Unidos). A la vez, hemos sabido cómo comenzó esta historia, y no fue exactamente en la EPA.

Peter Mock es el director de un grupo medioambiental (Clean Transportation) que pocos conocen y que tienen como objetivo cuidar por la calidad del aire. Todo empezó con algo que es bastante común, y no solo para nosotros: el hecho de que las emisiones en el mundo real no coinciden con las que los test de homologación reflejan.

Vw Martin Wintekorn

Sus sospechas provenían del Volkswagen Jetta, el Volkswagen Passat y el BMW X5. El bueno de Mock tuvo entonces una idea, que es la que ha venido a detonar todo este asunto. Sugirió repetir las pruebas en Estados Unidos para demostrar a los europeos que los modelos alemanes cumplían con la normativa y que el diésel es un combustible limpio. No lo hizo con ninguna malicia, todo lo contrario, pretendía demostrar que el problema no eran los modelos, sino el test.

Mock y su socio en EEUU, John German (curioso apellido para la ocasión), pidieron a la Universidad de West Virginia ayuda. El Centro de combustibles alternativos, motorizaciones y emisiones les cedió un sistema que medía las emisiones fuera del vehículo, es decir, que va solapado al tubo de escape, y optaron por probar el juguete nuevo en los modelos en viajes desde San Diego a Seattle, ciudades separadas por unos 2.100 kilómetros.

Vw Jetta Emisiones

El BMW X5 superó el test

Cuando German y Mock recibieron los resultados se quedaron de piedra. Algunas de las versiones implicadas para Estados Unidos había pasado recientemente las pruebas de la EPA, y a la vez ellos miraban atónitos a los resultados de su test particular: el Jetta tenía unas emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) que llegaban a ser 35 veces superiores a la legalidad, mientras que el Passat lograba multiplicarlas hasta por 20. El BMW X5 superó el test.

La EPA fue informada al respecto y la oficina de California abrió una investigación en marzo de 2014, contactando a la vez al fabricante. En las relaciones entre ambos entes, Volkswagen trató de identificar el origen del problema y propuso una solución, de ahí que en diciembre de 2014 llamarán a revisión a 500.000 vehículos para "una actualización de software".

No obstante, y como hemos comprobado, esto no fue suficiente para la EPA, que terminó denegando a Volskwaten que sus últimos modelos fueran a entrar en el mercado estadounidense.

Vía | Automotive News Europe
En Motorpasión | Tu coche no tiene por qué clavar el consumo que dice la publicidad, y eso no tiene por qué ser malo
En Motorpasión Futuro | Los fabricantes se comen las uñas mientras piden más información sobre el nuevo ciclo de homologación NEDC, Los fabricantes demandan un respaldo al diésel a largo plazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos