Compartir
Publicidad

Van ya tres Tesla Model S que se incendian, aunque siempre después de un accidente

Van ya tres Tesla Model S que se incendian, aunque siempre después de un accidente
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si buscásemos sucesos casi seguro que encontraríamos que casi todos los modelos han podido sufrir algún incendio a lo largo de su historia, en alguno de los países en los que se vendan y en alguna circunstancia. Sin embargo lo de Tesla Motors con el Tesla Model S está siendo una desafortunada casualidad que empieza a ser un poco preocupante.

En las últimas seis semanas se han producido tres incendios en tres Tesla Model S, todos en norteamérica. No hay que exagerar la situación, y dejar claro que en los tres casos el fuego se produjo después de que el coche impactara con algún elemento extraño.

Siempre relacionado con un accidente

El primer incendio se produjo el 1 de octubre cerca de Seattle (EE.UU.), cuando un Tesla Model S que circulaba por una carretera chocó contra una pieza de metal que estaba tirada en la calzada, y esta dañó el blindaje de la batería y esto causó el incendio.

La marca y la NHTSA, la agencia estatal que vela por la seguridad de carreteras y automóviles en Estados Unidos, determinaron que el incendio no se causó por un mal funcionamiento o defecto de diseño del coche o de la batería, sino por el accidente en sí.

De aquel hecho se destaca que el fuego se inició despacio (no hubo explosión de ningún tipo) y que hasta el coche informó al conductor del problema, del riesgo de fuego, y de que debía detenerse, dándole tiempo a apartar el coche y bajarse sin sufrir ningún daño. El fuego afectó a la parte delantera del coche y no se propagó al interior del habitáculo.

Incendio Primer Tesla Model S (EE.UU.)
Primer incendio: el conductor ya se había bajado cuando las llamas crecieron

El segundo incendio pasó un tanto más desapercibido porque se produjo en Mérida (México), también en octubre. De nuevo se produjo después del que el coche tuviera un accidente. Según parece el conductor cruzaba una rotonda, perdió el control, chocó contra un muro de hormigón, descendió un terraplén y finalmente terminó golpeando un árbol.

Los daños sufridos en el accidente provaron el fuego. Tal como se describe el accidente, parece de nuevo que el culpable es el conductor, y puede que un exceso de velocidad esté detrás del asunto.

El tercer incendio se ha producido este miércoles día 6 de noviembre cerca de Smyrna (EE.UU.) en la carretera interestatal 24. De nuevo el Tesla Model S impactó contra un objeto extraño.

Según las primeras informaciones el coche pasó por encima de un gancho de remolque de acero que golpeó la parte inferior del mismo y dañó el blindaje de las baterías; ahí se originó el fuego. De nuevo el conductor no sufrió ningún daño, pudo apartar el coche y bajarse sin problemas.

Crash Test frontal NHTSA Tesla Model S

Tesla Motors ha informado de que investigará lo sucedido. Siendo este el tercer incendio que se produce en poco tiempo es muy probable que la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) también decida investigarlo, y no sería malo que lo hiciera.

Por ahora la marca recuerda que el riesgo de incendio en un coche eléctrico es menor que en un coche de gasolina, y que el Tesla Model S es el coche más seguro que ha probado la NHTSA en las pruebas de impacto (crash test).

Sea por la poca pericia de los conductores, por no haber podido esquivar esos objetos extraños o por conducir un coche demasiado potente (en el caso de México directamente por perder el control y salirse de la calzada), sea por fatídita casualidad, o sea por algún otro motivo técnico que habrá que esclarecer (protección de la batería, materiales menos inflamables), lo cierto es que esta situación empieza a llamar la atención y puede empezar a dañar la imagen de esta marca. Tesla Motors tendrá que hacer algo para compensarlo.

Desde luego que ningún coche está diseñado para ir chocando con cosas, ni para pasar por encima de piezas de metal como si fuera un tanque (perdón, carro de combate), sin que le suceda nada, pero algo habrá que hacer.

Pensemos por ejemplo que General Motors rediseñó unos refuerzos de acero para la estructura de la batería del Chevrolet Volt y Opel Ampera, para reducir al mínimo el riesgo de incendio en caso de impacto severo, después de un incendio que se originó a consecuencia de un crash test. Y puede que Tesla deba analizar si se puede reforzar un poco más la batería y el sistema eléctrico para evitar situaciones así.

Vía | Wired (Contrastado con Reuters) Imagen | Tommolog (Foro Tesla Motors Club) En Motorpasión | El fuego del Tesla Model S, y lo que habría pasado si el coche llega a ser de gasolina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio