Publicidad

Nissan LEAF: luces y sombras de la primera gran apuesta eléctrica de la alianza Renault-Nissan (I)

Nissan LEAF: luces y sombras de la primera gran apuesta eléctrica de la alianza Renault-Nissan (I)
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ahora que se acerca el nuevo Nissan LEAF 2013, no viene mal echar la vista atrás y ver qué logró este pionero. Después de varios años de desarrollo, a finales de 2010 Nissan lanzó el Nissan LEAF ("Leading, Environmentally friendly, Affordable, Family car"), un coche 100% eléctrico diseñado y concebido desde el primer momento como tal. Empezó fabricándose solo en Japón, en la factoría de Oppama, para todo el mundo.

El Nissan LEAF fue el primer vehículo eléctrico de la Alianza Renault-Nissan y una apuesta de futuro muy fuerte del propio Carlos Goshn, primero presidente de Nissan, la cual fue capaz de reflotar, después gran accionista de la marca, y finalmente también presidente de Renault.

Nissan LEAF 2012 azul 02

Nissan LEAF: objetivo cero emisiones

El Nissan LEAF se creó con la intención de ofrecer un coche compacto de cero emisiones locales, con unos costes de uso más bajos que en un coche de combustión, reciclable al 99%, de conducción muy suave, confortable y refinada, con un nivel de seguridad al nivel de los mejores de su segmento, y con uno de los primeros sistemas telemáticos a bordo.

Y Nissan lo hizo. El coche creó mucha expectación y el primer año las reservas duplicaron las previsiones. El Nissan LEAF es considerado por muchos el primer coche eléctrico de producción en masa que es "todo un coche de verdad", alejado de los pequeños, modestos, lentos y austeros utilitarios eléctricos, como el Think City o el Reva, que se conocían hasta aquel entonces.

Nissan ofrecía con el LEAF una berlina compacta de 4,44 m de largo, con un habitáculo espacioso para cinco ocupantes y un maletero razonablemente capaz de 330 litros. Es un coche realmente utilizable para el día a día.

Nissan LEAF 2010 azul 03

Además el motor de 109 CV y 280 Nm de par lo hace todavía más utilizable, pues resulta más que suficiente, aún pesando 1.465 kg en vacío, y hasta sorprende por la inmediata respuesta, empuje y agilidad que muestra en la conducción urbana, sin dejar de ser tremendamente suave, superior al mejor cambio automático de convertidor hidráulico de par.

Quien haya conducido un Nissan LEAF seguro que ha apreciado su gran refinamiento de marcha, muy elevado y por encima de lo que es normal en los coches de ese tamaño, solo reservado a coches premium más grandes. El LEAF es muy cómodo, muy silencioso (no solo por el motor, sino también gracias a su sobresaliente y estudiada aerodinámica, y al aislamiento acústico del habitáculo) y con una rodadura sobresaliente. Es muy estable, neutro y fácil de conducir, y filtra muy bien las irregularidades del pavimento.

Y aunque el interior del coche está resuelto con plásticos duros, Nissan no descuidó la realización de los mismos, y tienen un aspecto y terminación de notable calidad visual de acabado, acompañada además de una acogedora y elegante tapicería clara. (Por cierto para los plásticos del interior se utiliza un 60% de plástico reciclado procedente de botellas de plástico PET).

Nissan LEAF 2010 salpicadero

En efecto, tal y como pretendía la marca japonesa, el Nissan LEAF demostró ser un coche tan seguro como cualquier otro, y de hecho fue el primer coche eléctrico en obtener cinco estrellas Euro NCAP.

Nissan muy acertadamente apostó en el LEAF por incluir un sistema de recarga rápida. Más allá del protocolo elegido, el japonés CHAdeMO, poder recargar el 80% de la autonomía en apenas media hora, da mucho oxígeno a un coche eléctrico, reduce en el conductor el miedo a quedarse sin autonomía y lo hace más utilizable.

Para terminar, y acorde con el precio de venta que tendría el coche, el equipamiento de serie del Nissan LEAF era muy completo, de hecho solo se vendía una versión y los elementos opcionales eran mínimos (la pintura metalizada, el alerón fotovoltaico, y poco más).

Nissan LEAF 2010 tomas de recarga (rápida y lenta)
Tomas de recarga rápida y lenta

Además de lo que ya se puede considerar habitual hoy en día, como el control de estabilidad y tracción, el climatizador bizona, las llantas de aleación y los faros antiniebla, venía también con faros delanteros con luz de cruce LED, además de los pilotos posteriores también LED, y con un completo sistema de conectividad multimedia, con pantalla táctil a color de 7 pulgadas, navegador GPS y servicios telemáticos.

El Nissan LEAF ha sido uno de los primeros coches en estar conectado a Internet y en ofrecer acceso remoto a cierta información y funciones del coche a través de un ordenador o un smartphone, gracias a su sistema Carwings.

Concluyo aquí esta primera parte donde hemos repasado "las luces". Mañana en la segunda parte repasaremos "las sombras", aquellos aspectos del Nissan LEAF que no han gustado tanto, o algún problema al que ha tenido que hacer frente en este tiempo. No os lo perdáis.

Nissan LEAF 2010 faros LED
Luz de cruce de LEDs ocultos

Continuará...

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios