Compartir
Publicidad
Publicidad

El proyecto de Google y su coche no tripulado sigue viento en popa

El proyecto de Google y su coche no tripulado sigue viento en popa
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

TED es una organización sin ánimo de lucro que dedica sus esfuerzos a promover ideas. Tecnología, entretenimiento y diseño se dan cita en una serie de conferencias y charlas que han tenido como protagonistas a importantes exponentes del pasado, presente y futuro de nuestra civilización. Nombres de la talla de Bill Gates, Larry Page o Al Gore han expuesto sus "ideas que vale la pena difundir", una frase que sirve a su vez como lema de la organización.

Hablar sobre el TED tiene cabida en Motorpasión Futuro por haber servido de escenario para uno de los grandes avances del sector del motor, el que compite a las ayudas de conducción y, concretamente, a la tecnología de los vehículos no tripulados. Ha sido el gigante Google, una vez más, quien ha demostrado que los coches de conducción autónoma son una realidad más cercana de lo que podríamos llegar a imaginar.

Aludiendo a una traumática situación que lamentablemente muchos han tenido oportunidad de experimentar en sus carnes, Sebastian Thrun nos explica en el siguiente vídeo cómo han conseguido que su proyecto conduzca a través de ciudades enteras sin ningún tipo de interacción humana, leyendo y analizando cada una de las situaciones con las que se encontraba y escogiendo de forma autónoma la opción más acertada.

El viaje les llevó a recorrer más de 200.000 km con la única ayuda de un ingeniero de Google y un conductor por si en algún momento la situación requería su actuación. Cabe decir que cruzó ciudades como Los Ángeles o San Francisco sin que ello fuese necesario, llegando incluso a desplazarse por autopistas y atravesar peajes y carreteras tortuosas.

El Toyota Prius de Google, una versión desarrollada especialmente para la ocasión, cuenta con cámaras, radares y sensores que captan los 360º grados que rodean al vehículo y en cuestión de segundos, incluso a velocidades altas, es capaz de esquivar obstáculos, reconocer y cumplir señales, pero sobretodo, y tal y como reza Sebastian Thrun, capaz de acabar con los atascos y salvar vidas.

Hablamos de un cambio que supondría el control de la máquina por encima del conductor, con lo que los conocidos como errores humanos dejarían paso a la lógica informática. Una idea que parece de ciencia ficción pero que sin embargo supondría un enorme ahorro del consumo energético así como el fin de los embotellamientos y atascos de tráfico.

En un segundo plano, eso sí, quedaría la mítica pregunta "¿te gusta conducir?", dejando en manos de un programa una de nuestras mayores pasiones por un bien común.

Vídeo | YouTube Vía | TED En Motorpasión | La conducción autónoma según Google

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos