Publicidad

Gruzovikus, un ejercicio de diseño que imagina el futuro del transporte con camiones autónomos: sin cabina y sin nadie al volante

Gruzovikus, un ejercicio de diseño que imagina el futuro del transporte con camiones autónomos: sin cabina y sin nadie al volante
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Al estilo de la cabeza tractora autónoma Vera de Volvo, este camión eléctrico se presenta como el futuro del transporte de mercancías. Un futuro, por cierto, bastante incierto para los camioneros.

Gruzovikus ('camión' en ruso) ha sido diseñado por el estudio Art Lebedev, y presenta una delgada cabina dispuesta en posición vertical en la que no existen las puertas, los espejos retrovisores o las ventanillas. Porque aquí el conductor está de más, y se ha diseñado para operar de forma 100 % autónoma.

Una unidad tractora repleta de sensores

Gruzovikus Img 02

Al igual que una cabina de camión normal, Gruzovikus tira de un semirremolque, pero su tamaño permite que se integre perfectamente en el conjunto y acoja más espacio de carga, además de añadir estabilidad a la plataforma.

En lugar de una cabina, frente al vehículo, hay una delgada pantalla aerodinámica que divide la corriente de aire en dos partes para que todo el conjunto (sobre todo los sensores) esté limpio durante el trayecto, y la suciedad se expulse hacia los lados.

gruzovikus

Este camión equipa un sistema de visión autónomo a través de cámaras, sensores y radares que permiten identificar la distancia de los objetos que le rodean, mientras que el ordenador central envía una respuesta a los cambios en las condiciones del tráfico, de forma que el camión esté preparado para reaccionar.

Gruzovikus Img 03
Gruzovikus Img 05

Una de las bondades que promocionan sus diseñadores es que al ser autónomo, no necesita de pausas ni descansos, excepto para los controles de mantenimiento.

De hecho, el coste de personal podría verse aún más reducido si son supervisados desde un ordenador central de forma remota.

El estudio gráfico de Lebedev necesitó 43 días para diseñar el vehículo, que por el momento, no se sabe si saldrá a la venta o si alguna vez se construirá.

Lo cierto es que Volvo ya jugó con el diseño de la cabina de los camiones en 2018. El proyecto Vera se basa en vehículos eléctricos, autónomos y conectados a una central pensados para usarse como cabezas tractoras. Un pequeño vehículo de cuatro ruedas creado para estar trabajando las 24 horas del día.

Además, se puede conectar a cualquier remolque estándar y extraer cargas de hasta 32 toneladas.

En Motorpasión | Si buscas un coche eléctrico de segunda mano estas son nuestras recomendaciones: del Renault ZOE al Tesla Model S

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios