Publicidad

Descubren el potencial de la vainilla en las baterías de flujo para evitar la sobrecarga en la red eléctrica

Descubren el potencial de la vainilla en las baterías de flujo para evitar la sobrecarga en la red eléctrica
9 comentarios

Baterías de calcio para coches eléctricos, con cáscara de almendra... y ahora con vainilla. Investigadores de la Universidad de Graz, en Austria, han encontrado la forma de reemplazar los electrolitos líquidos de las baterías de flujo redox por vainillina o vainilla.

Se trata de un compuesto orgánico cuyos grupos funcionales incluyen el aldehído, el éter y el fenol, pero también es de los pocos productos químicos finos que se obtienen a partir de la lignina, el polímero orgánico más abundante en el mundo vegetal y que además es potencialmente adecuado como material de partida para la producción de electrolitos.

Almacenamiento de energía sostenible

Gruppenfoto By Lunghammer Tugraz El equipo investigador de la Universidad de Tecnología de Graz. Foto: Lunghammer-TU Graz.

A diferencia de las baterías de estado sólido, las baterías de flujo almacenan la energía en electrolitos líquidos y aprovecha las diferencias de energía en los distintos estados de oxidación de sus componentes químicos, que pueden ser vanadio o zinc-bromuro.

Hay tres tipo de baterías de flujo: redox, que son las más comunes y sobre las que está trabajando la Universidad de Graz; híbridas, con una transición entre líquido y sólido y sin membrana.

Las baterías de flujo redox son más fácilmente escalables, menos tóxicas, más reciclables y más ignífugas que las baterías de iones de litio, y además presentan mayor vida útil.

Pues bien, esta reciente línea de investigación ha encontrado en un elemento tan común como es la vainilla un posible sustituto del elemento central de las baterías de flujo redox, lejos de metales pesados o tierras raras.

Según explica Stefan Spirk, del Instituto de Bioproductos y Tecnología del Papel de la Universidad de Tecnología de Graz, "refinamos la lignina en vainillina en un material activo redox usando química suave y ecológica sin el uso de catalizadores metálicos tóxicos y caros, de modo que pueda usarse en baterías de flujo".

Lo más interesante de este procedimiento es que promete funcionar a temperatura ambiente y se puede implementar con productos químicos domésticos comunes. Como la vainilla está presente en grandes cantidades, se puede adquirir en cualquier parte y provocar una reacción simple para separarlo de la lignina.

La lignina se ha usado como materia prima para la producción de preservantes para la madera para alargar su vida útil y aumentar la rigidez, y también como precursor para la producción de carbón activado. Al fin y al cabo, es una abundante fuente de materias primas renovables.

"El plan es conectar nuestra planta a una planta de celulosa y aislar la vainillina de la lignina que queda como desperdicio. Lo que no se necesita puede regresar posteriormente al ciclo regular y usarse con energía", detalla Spirk.

Spirk By Lunghammer Tugraz El investigador Stefan Spirk ha encontrado una manera de reemplazar los electrolitos líquidos en las baterías de flujo redox por vainillina. Foto: Lunghammer-TU Graz.

Y es que el objetivo es controlar la cadena de valor que va desde la adquisición de materias primas y componentes hasta la generación de electricidad a nivel regional, con capacidades de almacenamiento de hasta 800 MW/h y aliviar así la tensión en la red eléctrica.

Fabricantes como Audi, Renault, Honda o Daimler trabajan desde hace tiempo en el sistema de carga bidireccional, de forma que los coches eléctricos puedan devolver energía a la red para equilibrar los problemas de producción y consumo en tiempo real.

De momento, el proceso de separación y refinado ha sido patentado y los investigadores creen que están listos para comercializar la tecnología al tratarse de un proceso "altamente escalable y adecuado para la producción en masa".

Foto | Lunghammer-TU Graz

En Motorpasión | El Renault Dauphine, ese coche del que decían que podías oír cómo se oxidaba, es el mejor ejemplo sobre por qué siempre debes escuchar al cliente

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios