Compartir
Publicidad

Esta planta de Audi usa baterías de coches eléctricos recicladas para apoyar a la red eléctrica en momentos de alta demanda

Esta planta de Audi usa baterías de coches eléctricos recicladas para apoyar a la red eléctrica en momentos de alta demanda
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Audi ha abierto en el distrito Schöneberg, en Berlín, la unidad de almacenamiento de energía más grande de Alemania. Tiene una capacidad de 1,9 megavatios hora (MWh) y utiliza baterías de iones de litio usadas de vehículos de desarrollo para probar diversos escenarios de interacción entre los coches eléctricos y la red eléctrica.

Según la firma de los cuatro aros, el objetivo es crear redes inteligentes para promover la transición energética cargando los coches eléctricos con energías renovables, como la solar o la eólica, y controlar los picos de demanda.

Cargar el coche de forma inteligente

Audi E Tron

La unidad de almacenamiento que se está probando en el campus de ciencias de la EUREF se extiende en una superficie de alrededor de 110 metros cuadrados y sirve, según Audi, como un laboratorio de la vida real para aplicaciones adicionales. Está conectado a la red eléctrica de media tensión de Berlín con un megavatio de potencia, que corresponde al requisito de carga promedio de alrededor de 200 vehículos eléctricos.

A196627 Medium

Este sistema permite garantizar que el requerimiento de energía eléctrica para cargar las baterías de un coche quede cubierto y la red eléctrica local no acabe sometida a un esfuerzo excesivo.

Es decir, esta unidad de almacenamiento actúa como asistente a la red eléctrica mediante energía 'reciclada' procedente del viento, de sistemas fotovoltaicos o aprovechando el propio calor de la planta y la energía del campus.

De esta forma, la teoría nos dice que se compensan las fluctuaciones en la red, contrarresta las demandas máximas locales y ayuda a evitar apagones al estabilizar la red de transmisión, especialmente cuando se hace uso de las estaciones de carga 'rápida' que hay en las inmediaciones, que pueden cargar hasta 175 kW.

Con una capacidad de 1,9 MWh, la unidad de almacenamiento podría suministrar electricidad a toda una oficina de 5.5 hectáreas y al campus de ciencias de forma independiente durante dos horas, explica el fabricante alemán.

A196630 Medium

Lo cierto es que, según nos cuenta Iberdrola, un coche eléctrico supone un consumo anual medio de unos 2 MWh -lo que implica un incremento de entre el 70 % y 90 % del consumo de un hogar-. Esto podría producir "situaciones puntuales y conyunturales de saturación" en las horas pico que se resolverán gracias a las inversiones en redes que realizan anualmente las compañías distribuidoras.

Otra tecnología que se están comenzando a desarrollar es la denominada 'Vehicle to Grid' o sistemas V2G, que permiten a los coches eléctricos devolver energía a la red, por lo que puede servir de soporte a la red eléctrica para equilibrar los problemas de producción y consumo en tiempo real.

Son varias las marcas que llevan tiempo probando esta tecnología, como Daimler, Honda o Renault. Precisamente este último fabricante está experimentando en Utrecht (Holanda) con la idea de carga reversible o bidireccional a gran escala, y para ello están utilizando sus Renault ZOE.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio