Publicidad

Una compañía ha convertido un Fiat 600 clásico en el primer coche eléctrico hecho en Macedonia del Norte

Una compañía ha convertido un Fiat 600 clásico en el primer coche eléctrico hecho en Macedonia del Norte
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

BB Classic Cars es una de esas peculiares empresas del sur de Europa cuyo objetivo es la restauración de coches antiguos. Pero es además la única de la región que ha transformado el motor de combustión del Fiat 600 -Zastava 750 es su versión yugoslava- en un eléctrico con el objetivo de conseguir que Macedonia del Norte tenga su primer coche eléctrico nacional.

Y es que el país quiere cumplir con los objetivos de emisiones de la Unión Europea -reacia por otro lado a la entrada del país balcánico en la comunidad política-, que entrarán en vigor en 2020 y que ponen en el punto de mira los motores de combustión.

Un Fiat 600 con motor alemán por 20.000 euros

En febrero de este año, la compañía con sede en Skopje presentó el primer coche eléctrico de Macedonia basado en el Fiat 600, con la promesa de que alcanza una velocidad máxima que han limitado a 120 km/h y una autonomía de 150 kilómetros con una sola carga.

El tiempo de carga es de tres a cinco horas con un cargador doméstico, dice BB Clasic Cars, y tan solo son necesarios 15 minutos con cargadores públicos rápidos. "El precio de tres horas de carga es menos de 1 euro para los 10 kW, que es la capacidad de la batería", ha explicado el director de BB Classic Cars, Milorad Kitanovski en declaraciones recogidas por Autonews Europe.

Kitanovski asegura que el rendimiento de los Zastava 750 modificados, originalmente fabricados en la ciudad serbia de Kragujevac desde principios de los años 60 hasta mediados de los 80, es igual o mejor que los originales.

Están equipados con motores eléctricos fabricados por la alemana Kessler, que tiene una planta en Macedonia, lo que hace posible que los automóviles de BB Classic Cars se etiqueten como "hechos en Macedonia".

El precio de estos coches eléctricos retro se ha fijado en 20.000 euros, y la compañía está buscando compradores fuera de las fronteras europeas.

Esta empresa cuenta con la ayuda de un fondo de innovación gubernamental destinado en parte a promover tecnologías más ecológicas y que introducirá subsidios para la compra de vehículos menos contaminantes o cero emisiones.

Lo cierto es que no existe demasiada información acerca de la cantidad de dinero que ha recibido la compañía por parte del Gobierno y cuánto se invierte por unidad en la conversión al motor eléctrico. Es un proyecto algo opaco que de momento ha de despegar y que puede traer de vuelta al fabricante Zastava.

Algo muy parecido ha hecho la compañía Little Electric Cars electrificando el SEAT 600:

Foto | The Srpska Times.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir