Compartir
Publicidad
Publicidad

Acerca de la movilidad alternativa y la cara a la galería

Acerca de la movilidad alternativa y la cara a la galería
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ser un pionero, o en inglés “early adopter” no es nada económico. Respecto a los coches, menos. Cuando aparece una tecnología muy eficiente y novedosa no suele tener un precio accesible. Tenemos el ejemplo perfecto en los primeros coches con Stop&Start (años 90), o los híbridos, o los eléctricos.

Nuestros compañeros de Motorpasión Futuro han hecho una pequeña selección de famosos que, no siendo el dinero un problema, tienen entre sus coches vehículos muy eficientes o de emisión cero. En Motorpasión también hemos tocado de refilón el tema en alguna ocasión. ¿Se trata de conciencia ecológica real o de simple imagen?

Veamos ejemplos. Jack Nicholson conducía un prohibitivo coche de hidrógeno en 1978, os lo contamos hace cuatro años por aquí. Tom Hanks conduce un Toyota RAV4 EV de primera generación, de los que se salvaron de la “quema”. Scarlett Johansson conduce un Toyota Prius. Leonardo Di Caprio tiene un Tesla Roadster y un Prius, etc.

Para estos personajes, grandes conocidos, el precio no supone una barrera de acceso para este tipo de vehículos. Para la señorita Johansson, por ejemplo, le cuesta el mismo esfuerzo comprar un híbrido que a nosotros comprar una pipa de girasol. Se lo pueden permitir sin ningún problema, el ahorro ni se mira, total…

Famosos aparte, gente con un alto poder adquisitivo tampoco tiene problema en tener coches de estos. Cito como ejemplo cierta familia norteamericana, los Kramer, que tienen un Toyota Prius convertido a enchufable, un Chevrolet Volt y un Nissan Leaf en su casa (más información). Más de 100.000 dólares en coches.

Ojo, no digo que no carezcan de otros medios de locomoción más “interesantes”. En el lado opuesto tenemos la polémica que causó la colección de Hummer que poseía Arnold Schwarzenegger (vamos, el chuache), a la que acabó renunciando en aras de la corrección política y la imagen.

Toyota Auris HSD Grupo Pascual

No solo de famosos va el tema, también tenemos a empresas que por cuestión de imagen adoptan estos medios de transporte. Por ejemplo, el Grupo Pascual se hizo con una flotilla de 500 Toyota Auris HSD, y las empresas energéticas están comprando coches eléctricos independientemente de su alto coste/utilidad.

El caso es que sin estos pioneros, el camino hacia la movilidad limpia de forma masiva sería más tortuoso. En su día, Mel Gibson tuvo un General Motors EV-1, de esos que acabaron hechos cubitos. Seguramente lo seguiría utilizando hoy sin mayor problema. Y en el garaje podría seguir teniendo otros “carrazos”.

Cuestión de imagen o de concienciación real, no dejan de ser un escaparate en el que se mira toda la sociedad. Antes el actor de Hollywood apuesto que fumaba era un tío guay. Ahora no. Antes el tipo duro de pelis de serie B iba sin cinturón ni reposacabezas, y hasta eso empieza a cambiar. Son otros tiempos.

¿Apariencia o creencia sincera? Estamos ante un interesantísimo debate.

En Motorpasión Futuro | Los famosos más "eléctricos"
En Motorpasión | Mercedes "coloca" sus diesel BlueTEC e híbridos a la eco-sociedad del papel couché, Los coches de los famosos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos