Compartir
Publicidad
Publicidad

Dolorpasión™ es comprar un Rolls-Royce de 1935 y estrellarlo al cabo de 2 kilómetros

Dolorpasión™ es comprar un Rolls-Royce de 1935 y estrellarlo al cabo de 2 kilómetros
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No se conocen todavía las causas de este impresionante siniestro vial, en el que un Rolls-Royce de 1935 ha quedado destrozado esta tarde en los alrededores de Valkenswaard, unos 20 kilómetros al sur de Eindhoven (Países Bajos). El clásico había salido minutos antes de su concesionario hacia un evento que se debía celebrar en Suiza, recién adquirido por un coleccionista de aquel país.

El Range Rover que transportaba el Rolls-Royce sobre un remolque apenas llevaba recorridos 2 kilómetros cuando su conductor ha sufrido una aparatosa salida de la vía. El todoterreno ha volcado y el clásico ha quedado muy seriamente dañado. De hecho, se le da por perdido ya.

Rolls Royce Phantom Iii Rolls-Royce Phantom III (1936-1939). Foto: Matilda

Como se aprecia en la primera imagen, es difícil reconocer a simple vista a qué modelo corresponde el lujoso automóvil siniestrado. Se ha publicado que se trata de un Rolls-Royce Phantom III de 1935, aunque esto parece poco probable, ya que el Phantom III se produjo de 1936 a 1939, terminando las entregas dos años más tarde, y además lo poco que ha quedado visible no concuerda demasiado con la imagen típica de aquella berlina. Tampoco parece que se trate de un Phantom II, por el mismo motivo.

Rolls Royce 20 25 Rolls-Royce 20/25 (1929-1935). Foto: Frode Inge Helland

Quizá se asemeja más a un Rolls-Royce 20/25, uno de los pequeños de Rolls-Royce, si es que se puede considerar pequeño un automóvil de 4,57 metros de longitud, con 3,35 metros de batalla. Igualmente, es complicado decidirse.

Sea como fuere, el clásico que hoy ha acabado fuera del asfalto ha sido devuelto a Retrolegends, donde lo compró el coleccionista, para que se quede allí a la espera de ver qué quiere hacer con semejante amasijo de chatarra. El coche fue adquirido tiempo atrás por Retrolegends en Portugal al que había sido su quinto propietario. El precio de un ejemplar así puede estar entre los 50.000 y los 200.000 euros.

Vía | Telegraaf | Metro Nieuws

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos