¿Un Lamborghini Aventador como controlador para Xbox y Forza 7? Sí, hay gente para todo...

¿Un Lamborghini Aventador como controlador para Xbox y Forza 7? Sí, hay gente para todo...
10 comentarios

Si te gustan los videojuegos de carreras y simulación estarás al tanto de que estos últimos meses de 2017 han sido una fiesta en materia de lanzamientos importantes, con títulos nuevos como Project Cars 2 (septiembre), Forza Motorsport 7 (octubre) y Gran Turismo Sport, y lo mismo estás pensando en tirar la casa por la ventana y comprarte el kit completo de jugador, con volante y asiento.

Esto es lo que haríamos la mayoría de los mortales, pero hay quien tiene cartera e imaginación como para ir un paso más allá y utilizar su Lamborghini Aventador como controlador para jugar en Xbox One al nuevo Forza Motorsport 7. ¿Suena a broma? Pues es real como la vida misma.

Convertir el Lambo en un simulador gigante es lo que ha hecho un usuario llamado POG, aunque antes de eso fue a comprar el juego a una tienda física en el propio coche. No sabemos muy bien qué sentido tiene todo esto, pero conducir un Aventador en Forza sentado en un Aventador de verdad debe ser de las experiencias más cercanas a hacerlo en la realidad. Espera... ¡si ya tienes un Aventador en la vida real!

Una publicación compartida de POG (@pogforever) el

A la vista está que con muchos cables, un proyector sobre el techo y muchos conocimientos de informática (que nosotros no tenemos), este tío ha transformado el Aventador en un controlador. Vale, el cuentavueltas del coche no se mueve, pero ciertos botones y el propio volante sirven para jugar en la Xbox One.

¿Forza o Gran Turismo?

Más allá de esta locura al alcance de muy pocos, si realmente te interesa saber las principales diferencias entre los últimos títulos de las sagas Gran Turismo y Forza Motorsport, y te gusta el tema de las texturas, sombras, resoluciones y calidad gráfica en general, no te pierdas esta comparativa visual de la mano de nuestros amigos de VidaExtra y Digital Foundry.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio