Compartir
Publicidad
Publicidad

El misterio de la pajarita de Chevrolet, 100 años después

El misterio de la pajarita de Chevrolet, 100 años después
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Allá por 1913, William Crapo Durant, cofundador de Chevrolet junto a Louis Chevrolet, dio a conocer el logo de la pajarita, que se convertiría en el emblema de la marca a partir de su inclusión en los Chevrolet H-2 Royal Mail y H-4 Baby Grand, que se lanzaron en 1914. La marca ya llevaba dos años en marcha y carecía de un signo de distinción frente a las insignias que lucían sus competidores. Y entonces la pajarita se convirtió en el símbolo de Chevrolet.

Hoy por hoy, la célebre pajarita ha coronado más de 215 millones de Chevrolet, 60 de los cuales siguen circulando por las calles. Se trata de un icono sobradamente conocido y reconocido, pero su historia sigue conteniendo algunas incógnitas. ¿Cuál fue el origen de la pajarita de Chevrolet?

Anuncio Chevrolet - 1913
"Busque este emblema", decía el primer anuncio de Chevrolet donde se tiene constancia que apareciera la popular pajarita. Fue publicado el 2 de octubre de 1913 en el Washington Post, y en su eslogan estaba el sentido mismo del emblema: conseguir que los posibles compradores asociaran una forma simple a una marca y a los valores que en aquel momento representaba.

"Estilo, velocidad, economía, potencia, facilidad de manejo", podemos leer en el anuncio del diario estadounidense. La pajarita estaba en la base de la estrategia de crear una imagen de marca.

1911
Chevrolet Logo
1913
Chevrolet Logo
1936
Chevrolet Logo
1947
Chevrolet Logo
1955
Chevrolet Logo
1969
Chevrolet Logo
1974
Chevrolet Logo
1982
Chevrolet Logo
1995
Chevrolet Logo
2004
Chevrolet Logo
2013
Chevrolet Logo
Como podemos ver en esta recopilación de logotipos de la marca americana, la pajarita de Chevrolet ha evolucionado con el correr de los años sin perder, sin embargo, sus rasgos esenciales. Se trata de un corbatín o bien una cruz achatada, con los brazos horizontales tallados en ángulo, dando dinamismo a la imagen, mientras los verticales, en ángulo recto, confieren sensación de estabilidad al conjunto.

Un emblema de origen incierto

Sobre el origen de la pajarita se explican varias versiones. Una apunta al origen suizo de Louis Chevrolet, por la cruz que muestra la bandera del país centroeuropeo.

Bandera de Suiza
Según esta versión, la pajarita de Chevrolet no sería más que una versión estilizada de la cruz griega blanca que, a su vez, deriva del escudo del Cantón de Schwyz, que recibió una cruz de plata en conmemoración de su lucha junto al Sacro Imperio Romano Germánico.

Una segunda versión habla de una inspiración repentina por parte de William Crapo Durant. Así lo dejaría escrito en 1929 la hija del cofundador de la marca, Margery Durant. En su libro My Father explicó cómo en ocasiones su padre garabateaba posibles logotipos durante la cena:

«Creo que fue una noche, entre la sopa y el pollo frito, cuando esbozó el diseño del logotipo que llevan los Chevrolet hasta hoy en día.»

Pero ese recuerdo choca de lleno con las declaraciones que realizó en 1968 la viuda de Durant durante una entrevista que le hizo Lawrence R. Gustin, quien en 1973 publicaría el libro Billy Durant: Creator of General Motors. En aquella ocasión, la viuda de Durant recordó cómo nació el emblema durante unas vacaciones que pasó la familia en Hot Springs (Virginia), en 1912. Según explicó, William Crapo Durant estaba leyendo el dominical del periódico en la habitación del hotel cuando de repente se fijó en algo que le llamó la atención, y dijo:

«Creo que esto sería un emblema muy bueno para Chevrolet».

¿A qué se refería Durant? Su viuda no lo dejó claro en aquella entrevista.

Más versiones sobre la misma idea. Según se había dicho hasta que salió lo de Hot Springs, el diseño de la pajarita se debía al papel que recubría las paredes de un hotel de París en el que se alojó William Crapo Durant durante un viaje realizado en 1908. Según esa leyenda, el mismo Durant arrancó un pedazo de papel de la pared y se lo llevó para enseñárselo a sus amigos como posible inspiración para un futuro logotipo. Por entonces, Durant asistía a la fundación de General Motors.

Y sí, quizá esta del papel es la versión más extraña de todas.

La pajarita de Chevrolet ¿viene del carbón?

Anuncio de Coalettes
Pasaron los años y el escritor, historiador y editor de The Chevrolet Review Ken Kaufmann halló, repasando la historia del periódico The Constitution, de Atlanta, un anuncio que le hizo dar un pequeño respingo. Se trataba de un anuncio de Coalettes, una antigua marca de carbón.

El anuncio de Coalettes se publicó el 12 de noviembre de 1911, sólo nueve días antes de que Durant se uniera a Louis Chevrolet... y meses antes de que, según explicaba la viuda de Durant, el cofundador de Chevrolet, ojeando el dominical del periódico mientras estaban de vacaciones en Hot Springs, exclamara aquello de:

«Creo que esto sería un emblema muy bueno para Chevrolet».

¿Podría ser que Durant hubiera visto aquel mismo anuncio? Kaufmann siguió analizando el documento. Desde luego, aquel logotipo se parecía ligeramente a la pajarita de Chevrolet, sólo que no contenía ningún ángulo recto entre sus formas. ¿Sería esta la versión original del popular emblema?

El historiador encontró algunas similitudes, no ya entre ambos emblemas de marca sino algo que iba más allá. Para comenzar, ambos nombres presentaban una estructura similar a ojos de un lector estadounidense: formas y pronunciación afrancesadas, por más que Chevrolet fuera un apellido y Coalettes... bueno, una forma de afrancesar en el Sur de Estados Unidos los pequeños carbones que se vendían: coal, o carbón, por un lado, y el diminutivo -ettes por el otro.

Ambos logotipos empleaban grafías similares para enmarcar el nombre de la marca. Si en 1911 el logo de Chevrolet era prácticamente una rúbrica, en el primer emblema de la pajarita se exhibía el nombre con una tipografía que recordaba a la clásica Roman. Por su parte, la firma empleada por la empresa de carbones seguía la inclinación del dibujo general.

Y allí destacaba aquella E mayúscula, como en la pronunciación de Chevrolet destacaba la o central. Shev-Ro-Lay. Char-Co-Lettes. A Kauffman le sonó todo muy similar. ¿Hasta qué punto se trata todo de simples casualidades? No se sabe. Quizá la gran virtud de esta historia es que, después de todo, 100 años más tarde, sigue siendo un misterio cuál es el verdadero origen de la pajarita de Chevrolet.

Fuente | General Motors, Jalopnik, Wikipedia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos