Sigue a Motorpasión

Mini Countryman

Hay dos formas de entender el espíritu Mini, según el cristal desde el que se mire. Para una de ellas, el Mini Countryman es una traición. Si entendemos el espíritu Mini como la oportunidad de moverse con un coche pequeño, presumir de eficiencia, con un diseño inteligente pero no bruto y muy chic, el Countryman no tiene encaje.

Es simplemente aprovecharse del éxito de la marca para sacar un crossover, el tipo de coche que más se opone a Mini. Me cuesta decir esto de una de mis marcas favoritas, pero la verdad es que el Mini Countryman no me ha gustado por su aspecto de bruto, con los faros y la parrilla más grandes.

Bien es cierto que existe otra forma de ver la marca: hacer algo de la forma más pequeña y elegante posible, y para usuarios que quieran tener más espacio para llevar tablas de snowboard o similares, y darle un uso campestre con tracción integral, puede tener sentido.

Mini Countryman

Pero además de que a los amantes de Mini no les debería encajar un estilo de SUV, a los amantes de los SUV tampoco les debería gustar el estilo Mini. El interior de juguete del Mini en un coche más grande y pesado no me termina de convencer. Bien es cierto que detalles como la posición de conducción, que deja ver ligeramente el capó y que es una de las mejores bazas del Mini, se conservan en el Countryman.

Con todo, me veo obligado a darle una oportunidad y algo de tiempo. El Mini Clubman me parecía también una salida de tono, y finalmente lo he aceptado en la familia. El Countryman lo tiene más difícil, pero supongo que no imposible. Y no, no es que sea un talibán de Mini, hay un modelo que no es el original y tendrá mi bendición asegurada: el Mini Coupé.

Mini Countryman

Ver galería completa » Mini Countryman en el Salón de Ginebra (13 fotos)

En Motorpasión | MINI Countryman, datos y fotos oficiales

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

34 comentarios