Sigue a Motorpasión

Lexus ES 350

La Corte Suprema de Los Ángeles ha dado el visto bueno al acuerdo extrajudicial entre Toyota USA y la familia de Mark Saylor. Él, su mujer, hija y cuñado murieron en el primer episodio mediáticamente sonado del Caso Pedalgate, cuando el Lexus ES 350 (en imagen) en el que viajaban quedó fuera de control por aceleración no intencionada.

Toyota acepta su responsabilidad y paga 10 millones de dólares, aunque el concesionario tiene una carga considerable de negligencia. En realidad, el coche de Saylor era un Lexus RX, y se le dio un ES 350 de sustitución al que se le equipó, erróneamente, con alfombrillas todotiempo correspondientes al RX.

Dichas alfombrillas son más grandes y gruesas, y no encajan bien, por lo que fue elemental que el pedal del acelerador quedase atascado completamente. Saylor, atrapado por el pánico, no llegó a accionar el punto muerto y frenar, sino que se quedó sin frenos. El concesionario sugirió que pudo ser fallo electrónico, posibilidad ya descartada.

Este fue el punto de inicio del escándalo, aunque al fin se sepa que el fabricante no tuvo tanto que ver en este accidente en concreto, sino el concesionario Bob Baker Lexus.

En Motorpasión | Caso Pedalgate: carpetazo judicial al accidente de San Diego que "inició" la polémica, Toyota USA llama a revisión a 3,8 millones de coches

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

42 comentarios