Compartir
Publicidad
Publicidad

Asturias se apunta a la movilidad eléctrica

Asturias se apunta a la movilidad eléctrica
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El ayuntamiento de Gijón ha puesto en marcha una iniciativa, el Proyecto LivingCar, por el cuál irá introduciendo vehículos eléctricos con sus respectivos puntos de recarga, para que los habitantes se vayan acostumbrando a la nueva tecnología “verde”.

Los primeros en recibir uno de estos pequeños vehículos eléctricos, han sido la fundación Prodintec, una empresa, que como tantas otras de esta región, están realizando pedidos a Think, una de las “marcas eléctricas” que veremos dentro de poco circulando con normalidad por todas nuestras ciudades ya que tienen preparados otros 549 vehículos para comercializar en España.

Esta fundación, como el resto de empresas que adquieran este tipo de vehículos, recibirán ayudas por parte del "Proyecto Movele":https://www.motorpasion.com/tag/proyecto+movele, un proyecto impulsado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), del Ministerio de Industria. Las ayudas que se reciben van desde los 750 euros hasta los 20.000 euros. Cómo no, los particulares también están dentro del Plan.

Think City-02

El Think City se presentó en el pasado Salón de Ginebra, junto con otros modelos también eléctricos. Dentro de este pequeño “enchufado” nos encontraremos con el aspecto de un coche al uso, montando elementos de seguridad como el ABS. Y como está pensado para circular principalmente por la ciudad, su equipamiento incluye sistema de navegación, radio CD con USB, MP3, Bluetooth, y aire acondicionado.

Dispone de una autonomía de 200 kilómetros y es capaz de alcanzar los 100 km/h, por lo que salir a las carreteras de circunvalación con el Think City, no es un problema de seguridad. La aceleración de 0 a 100 km/h se realiza en 10 segundos y es capaz de funcionar con tres tipos de baterías, incluyendo las de sodio.

Como buen vehículo ecológico, sus piezas se reciclan en un 95% y por su puesto, no emite gases contaminantes, ni de ningún otro tipo. Gracias a que no emite ruidos, circula en silencio, esto también hará que disminuya el nivel acústico de las ciudades y sean lugares mucho más agradables y silenciosos.

THiNK city-04

Si comparamos el Think City, con otros vehículos de combustión, como por ejemplo con un Citroën C1, los resultados son los siguientes; con una diferencia de precio de 16.540 euros (con ayuda incluida), suficiente para pensárselo, nos costaría por el contrario 0,45 euros cada 100 km circular en el eléctrico, mientras que en el C1 el coste es de 4,05 euros a los 100 km (sólo considerando repostajes).

Entonces, ¿cuántos kilómetros hemos de circular con el Think City para amortizar su elevado precio? Pues nada menos que 460.000 km. El precio del Think City es de 31.500 euros que se ven reducidos en 6.300 euros gracias al Proyecto MOVELE de ayudas del Estado a los coches de emisiones cero.

Ahora la decisión está en nuestras manos, invertir en un vehículo eléctrico o seguir con los pequeños urbanos al uso. Hay que tener en cuenta que el Citroën C1 es un turismo muy esencial y no puede tener los mismos elementos de equipamiento que sí tiene el eléctrico noruego.

THiNK city-01

Esperemos que este tema de los vehículos eléctricos siga “tirando” hacia delante, que tengamos donde elegir y que los ayuntamientos “se lo curren” en cuanto a el sistema de carga de electricidad por la ciudad. Y no olvidemos que existen las bicis eléctricas y los scooters movidos por la misma energía.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos