Compartir
Publicidad
Publicidad

Bell & Ross AeroGT, un ejercicio de diseño para los amantes de los relojes muy caros

Bell & Ross AeroGT, un ejercicio de diseño para los amantes de los relojes muy caros
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La fábrica Bell & Ross es una prestigiosa firma de relojes. Como buenos creadores de productos de lujo procuran estudiar su mercado, y se han dado cuenta que los compradores de coches deportivos de muy alta gama son también amantes de los relojes caros. ¿Y cómo llamamos la atención de estos potenciales compradores?

Fácil, diseñando un superdeportivo: el Bell & Ross AeroGT. Este concept car con múltiples guiños al mundo de la aeronáutica tiene una estética realmente impactante gracias a sus agresivas y contundentes formas dibujadas en un perfil musculoso y con una altura más que escueta.

Bell & Ross AeroGT: la unión entre la automoción, la aviación y la relojería

El Bell&Ross AeroGT es mitad coche y mitad avión de combate. Una buena combinación para atraer las miradas de los bolsillos pudientes

Enormes entradas de aire laterales con pinta de ser la admisión de un motor a reacción, las llantas que simulan las palas de una turbina, salidas de escape que parecen toberas de postcombustión y un habitáculo que recuerda mucho la cabina de un caza son las cartas de presentación a primera vista del AeroGT.

Hasta tiene uno de esos anemómetros en el frontal que no creo yo pasase con muchas estrellas la EuroNCAP (tiene pinta de pinchar bastante). Lo mismo que las pequeñas alas que soportan las cámaras que sustituyen por ambos lados a los retrovisores.

Bell Ross Aerogt 3

Para mover a esta bestia de aspecto imponente se emplearía un hipotético motor de ocho cilindros en uve con doble turbo y 4.200 centímetros cúbicos. Su potencia máxima se elevaría hasta unos 610 caballos de potencia, mucho más que suficiente para mover con soltura un conjunto que pararía la báscula en 1340 kilos gracias al empleo masivo de la fibra de carbono y el aluminio.

Estiman que podría parar el crono en el 0-100 km/h por debajo de los tres segundos y alcanzar una velocidad máxima de 315 km/h.

Y ahora, la gran pregunta. ¿Se atreverán a materializar el sueño del relojero?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos