Compartir
Publicidad

Aquí tienes al Apollo IE, un monstruo de track day en fibra de carbono que se parece a Darth Vader

Aquí tienes al Apollo IE, un monstruo de track day en fibra de carbono que se parece a Darth Vader
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se acabó el misterio. Si hace unos días especulábamos sobre de qué se trataba el proyecto Apollo IE ahora, gracias a la fotografía filtrada a los compañeros de Motor1, sabemos que el revolucionario deportivo creado sobre las cenizas de la marca Gumpert va a ser un misil con cuatro ruedas pensado para destrozar el cronómetro en circuito.

Concretamente el IE se trataría de una versión de circuito del Apollo Arrow no homologada para circular por carretera, con un motor potenciado y un equipamiento específico para arrasar sobre el asfalto aniquilando a sus rivales.

Apollo IE, un titán que lo apuesta todo al negro

Apollo Ie

En la oscura imagen que la marca ha filtrado podemos ver un radical deportivo con un kit aerodinámico específico. Bajo, ensanchado hasta el extremo, repleto de apéndices aerodinámicos y todo realizado en fibra de carbono para mantener el peso a raya.

Si el Apollo Arrow ya era un vehículo radical, el IE se convierte en un monstruo con pinta de Darth Vader. La fibra de carbono vista se ha empleado para la fabricación de todo el exterior y sólo matiza sus colores con unos pequeños detalles en amarillo y rojo que enfatizan las más que agresivas formas de un coche donde no hay lugar a la sobriedad.

La carrocería se ha ensanchado, el frontal recibe un gran splitter frontal e inmensas entradas de aire y la zaga un enorme alerón fijo sobre un previsible gigantesco difusor para generar la máxima carga aerodinámica posible.

Apollo Arrow

Si no te suena esto de Apollo debemos recordarte que el Gumpert Apollo se convirtió por derecho propio en uno de los coches más temibles en pista, homologado además para circular por carretera. Tras la venta de la marca alemana a un grupo chino, Apollo se afincó en Italia uniendo a Manifattura Automobili Torino y a los fanáticos de Scuderia Cameron Glickenhaus.

Con estos dos grandes detrás del proyecto en clave Titan, dejaría a un lado el motor V8 biturbo en favor de un soberbio V12 de aspiración natural que podría alcanzar los 1.000 caballos de potencia para un supercoche cuyo peso no se debería alejar demasiado de los 1.200 kg.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio