Publicidad

Lanzarote, donde hay gente destrozando radares de la DGT y un alcalde que defiende a los vecinos que rompen cosas

Lanzarote, donde hay gente destrozando radares de la DGT y un alcalde que defiende a los vecinos que rompen cosas
25 comentarios

Publicidad

Publicidad

Miremos ahora hacia Lanzarote. Unas 147.000 personas residen en la que es la tercera isla más poblada de las Canarias, tras Tenerife y Gran Canaria, según datos de 2017. En uno de sus municipios, Tinajo, estos días se está librando una particular batalla contra los radares de tráfico. Y en esa batalla hay un alcalde que se ha pronunciado a favor de las personas que protestan.

Vecinos que estropean radares "porque están dolidos", según explica el alcalde de Tinajo

Lanzarote Radares

Tres radares de tráfico han sucumbido a los ataques de los últimos días en Tinajo, un municipio que en 2017 contaba con 6.028 habitantes, sin que se conozca la identidad de las personas que han dejado inutilizados los cinemómetros. Estos radares entraron en servicio hace apenas unas semanas por iniciativa de la DGT bajo el acuerdo con el Cabildo de Lanzarote, la primera institución de la isla.

La inauguración de los radares llegó con más de un año de retraso. En agosto de 2017, el Ayuntamiento de Tinajo paralizó las obras de suministro eléctrico por energía solar a los cinemómetros, por entender que les faltaba una licencia. Y ese extremo es algo que desde el gobierno insular niegan rotundamente.

Los radares están ubicados en la carretera de Tinguatón, que conecta Tinajo con el resto de la isla siguiendo un eje norte-sur y donde la velocidad está limitada a 60 km/h. La carretera pasa junto al Parque Nacional de Timanfaya y se ve frecuentada por una buena cantidad de ciclistas, lo que ha motivado un mayor control de la velocidad de circulación por parte de la DGT.

El alcalde de Tinajo, Jesús Machín, defiende las protestas vecinales. Aunque discrepa de los drásticos modos empleados, afirma comprender que "la gente está molesta". El edil pertenece a Coalición Canaria, la misma formación que preside el Cabildo de Lanzarote. "A los que no entiendo es a los de Tráfico, ni al Ministerio ni al Cabildo", ha manifestado, rebelándose contra los acuerdos alcanzados por miembros de su propio partido con la DGT.

No es la primera vez que el Ayuntamiento de Tinajo protesta contra los radares. De hecho, a principios de noviembre el alcalde de Tinajo anunció que precintaría los radares "por desobediencia". Explicó entonces que los vecinos de su municipio estaban "superalterados", y que impediría la puesta en funcionamiento de los cinemómetros por desconfianza. "Porque no me fío", dijo.

Hasta ahora Machín ha contado con un relativo apoyo del Cabildo de Lanzarote, que aprobó en noviembre una moción pidiendo la retirada de los radares alegando que suponen un "atentado hacia los valores paisajísticos y medioambientales de la isla", aunque en esa ocasión no hubo consenso ni siquiera dentro del grupo de Coalición Canaria. Pese a la moción, el Cabildo mantiene su acuerdo con la DGT.

El edil pide otras formas de conseguir la convivencia entre coches y bicicletas, mientras acusa a la DGT de hacer caja con sus radares, que "tienen 24 horas del día funcionando". A juicio de Machín, "a cualquier vecino que se despiste lo van a machacar". Por eso, simple y llanamente pide que no se vuelvan a poner en marcha los radares. De hecho, anuncia que van "a luchar para poder quitarlos".

La limitación de 60 km/h preocupa al alcalde de Tinajo, que manifiesta que "es una velocidad muy baja para una carretera que es insular". El Cabildo de Lanzarote ya ha instado a los municipios afectados a que consensúen un nuevo límite para esta carretera. Según explica Machín, ese límite "se puede aumentar", a tenor de lo que indica "el informe que hizo el Ayuntamiento gastándose 5.500 euros".

El problema del turismo, como telón de fondo, es otro de los polos de este asunto. Y es que el alcalde de Tinajo resulta tajante en sus afirmaciones, cuando pide que si se dejan los radares, "que aumenten la velocidad a 80 como en cualquier otra carretera de Lanzarote, que antes de los turistas estaba el pueblo de Tinajo". Por la carretera que atraviesa Tinajo pasan "casi todos los días" entre 300 y 500 ciclistas, según el alcalde.

Sobre los métodos empleados Machín expresa su desacuerdo: "No es la fórmula", explica el responsable del consistorio de Tinajo sobre las medidas adoptadas por sus vecinos, "pero tampoco es la fórmula la del señor que me llamó a mí de Tráfico, que decía que era ingeniero, y que poco más o menos me amenazó".

Jesús Machín resume la polémica por los destrozos de radares en una frase palmaria: "A la gente también le corre sangre por las venas, y cuando hace estas cosas se arriesga un montón, pero lo hacen porque están dolidos".

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir