Compartir
Publicidad

La historia de Trini, que aprendió a conducir con 84 años, evidencia un problema que se nos viene encima

La historia de Trini, que aprendió a conducir con 84 años, evidencia un problema que se nos viene encima
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Trini se ha convertido estos días en noticia. Obtuvo su primer permiso de conducir a los 84 años, y apenas unos días después de aparecer su épica historia en los medios de comunicación supimos que había caído con su vehículo por un barranco. Afortunadamente, sólo sufrió daños leves.

Más allá de este desenlace, la historia de Hermenegilda Trinitaria Cebrián, conocida como Trini, es tan llamativa como ilustrativa de un tipo de conductores que a veces pasan desapercibidos en nuestra sociedad, y a los que conviene prestar atención: los conductores de avanzada edad.

Trini Cebrian 2

La vimos en Telecinco, la vimos en TV3, leímos su historia en todas partes. Incluso el Ayuntamiento de Alginet (Valencia), el pueblo donde reside, le rindió un pequeño homenaje cuando obtuvo el permiso de conducir. Reina por un día, como el título de aquel programa que ponían en la tele de los años sesenta.

Observamos de nuevo los vídeos. Todo el mundo dice maravillas de ella. La teórica, a la primera. El examen práctico, a la primera. "Todo un ejemplo de superación y de vitalidad", leemos. Y lo cierto es que su frase recurrente no admite tacha: "Mis tiempos son estos, esta época es mía y quiero vivirla". Y nos cuentan los reporteros que utiliza WhatsApp y Facebook, y que hasta hizo tests de teórica en casa con el ordenador.

El barullo mediático confunde hasta el punto que Telecinco nos muestra a Trini junto a un Toyota Auris de la autoescuela de su pueblo, aunque ella ha obtenido el permiso de la clase AM (para conducir ciclomotores) y además "limitado", es decir, para conducir de forma exclusiva cuatriciclos ligeros.

Trini Cebrian 4

¿Importa la diferencia? Para algún reportero de la tele, quizá no. Para alguien que forma conductores sí que importa. La exigencia de las pruebas necesarias para obtener el permiso AM no es comparable con la exigencia a la hora de obtener el permiso de la clase B, que autoriza a la conducción de turismos, entre otros vehículos, incluidos también los cuatriciclos ligeros.

Para obtener un permiso AM limitado es necesario en primer lugar aprobar la teórica de AM, cuyo temario se ciñe a las "normas y señales reguladoras de la circulación" y a las "cuestiones, factores, equipos y elementos de seguridad concernientes al conductor, al vehículo y, en su caso, a la carga transportada".

La obtención del resto de permisos, en cambio, está supeditada al examen teórico sobre un temario mucho más extenso, que consta de 16 unidades y que toca asuntos como "los accidentes de circulación: factores que intervienen", "la vigilancia y las actitudes con respecto a los demás usuarios" o "las funciones de percepción, de evaluación y de toma de decisiones", por destacar algunas áreas de ese temario que resultan básicas para una conducción segura y eficaz.

Superado el examen teórico de AM, que consta de 20 preguntas (por 30 preguntas para la teórica del permiso B), es necesario aprobar un examen que se realiza exclusivamente en circuito cerrado, a diferencia del examen del permiso B, que se realiza en vías abiertas al tráfico.

Para superar el examen práctico de AM, apenas son necesarias unas destrezas. No tiene comparación posible con aprender a circular por la calle con un turismo en compañía de un profesor de formación vial... y lidiar con tráfico denso, circulación en glorietas, incorporaciones a vías rápidas y otras virguerías que deben superar en examen los aspirantes al permiso B.

En el examen práctico del AM, el aspirante tan sólo debe realizar estas maniobras que describe el Reglamento General de Conductores:

Circuito Permiso Clase Am
  • Zigzag entre cinco jalones a velocidad reducida.
  • Circular sobre una franja de anchura limitada.
  • Cambio de sentido de la marcha utilizando las velocidades hacia adelante y hacia atrás, en espacio limitado.
  • Estacionamiento y salida del espacio ocupado al estacionar (en línea, oblicuo o perpendicular), utilizando las marchas hacia delante y hacia atrás, en llano o en pendiente ascendente o descendente.

Circular atendiendo a las posibles incidencias del tráfico es algo que queda al margen durante el examen práctico para el permiso AM. De vuelta al caso de Trini, al parecer la conductora novel cayó con su cuatriciclo ligero por un barranco después de que otro conductor que circulaba por el sentido contrario invadiera parcialmente su carril y la conductora reaccionara desviándose de forma excesiva.

Con todo, la historia de Trini obteniendo su permiso de conducir a los 84 años no se queda sólo en la anécdota sobre el acceso a la conducción de cuatriciclos ligeros. Va mucho más allá, y entra de lleno en una problemática que en España no es infrecuente: el acceso a la conducción por parte de personas mayores.

La frontera de los años

Trini Cebrian 7

De las palabras de Trini se deduce fácilmente que ser octogenario no tiene por qué conllevar la pérdida de capacidades cognitivas. Otra cosa, sin embargo, es cómo ande cada persona en cuanto a pérdida de reflejos y otras circunstancias que a menudo acompañan al envejecimiento.

De hecho, la vigencia de los permisos de conducción queda recortada por ley a partir de los 65 años. Es a esa edad que las renovaciones se hacen más frecuentes, ya que la vigencia pasa de diez a cinco años en las clases AM, A1, A2, A y B, y de cinco a tres años en las clases C1, C1 + E, C, C + E, D1, D1 + E, D y D + E.

Expediciones Permisos Conduccion 2016 Expediciones de permisos de conducir en 2016. Fuente: DGT.

Desafortunadamente, la DGT no publica los datos de nuevos permisos de conducción relacionados con la edad del titular. Sí lo hace en el caso de las expediciones de permisos, donde queda patente la actividad como conductores por personas de edad superior a 65 años, aunque en este caso se incluyen también las renovaciones del permiso.

En esta misma franja de edad, de 65 años en adelante, el censo total de conductores de 2016 nos indica que en España hay, por ejemplo, 452.469 titulares que lo son sólo del permiso AM, mientras que aquellos que poseen solamente el permiso B en vigor son 1.856.237 titulares, y al margen de esto hay 1.483.108 permisos donde sus titulares combinan diferentes clases, además del permiso B.

Vivir en una urbanización y depender del coche

Trini Cebrian 3

La mujer se decidió a sacarse el carné, un viejo proyecto que inició y dejó aparcado en sus años de emigrante en Suiza, después de que su marido falleciera en 2016. “Él siempre me llevaba a todas partes y al faltar, como vivo en una urbanización fuera del pueblo, necesitaba un medio de transporte. Entonces pensé en esos cochecitos que llevan una matrícula de moto”.

La cita de El País habla de un escenario que quienes hemos dedicado años de nuestra vida a la formación de conductores en núcleos apartados de las grandes ciudades conocemos bien. Quizá la edad de Trini sea noticia, pero no su condición de mujer algo mayor que nunca condujo porque en España no se estilaba eso.

En ciudades periféricas no resulta extraño que tal o cual matrimonio se fueran a vivir a una urbanización, a cumplir su sueño de crecer tranquilos en las afueras. Pasados los años, la mujer que nunca condujo de repente se encuentra con que su marido fallece o deja de ser su pareja por divorcio o ya no está para conducir...

O no, o sencillamente sucede que la persona que nunca antes condujo piensa que si otras lo hacen por qué ella no. De hecho, esta era la perla informativa de Trini, el filón que vieron los medios de comunicación: Trini vendería en los medios porque hay público que se puede identificar con Trini y preguntar ya mismo sobre qué hay que hacer para conducir.

"Conducir me da mucha libertad"

Trini Cebrian 5

Uno de los rasgos carcaterísticos de cualquier conductor es la razón por la que una persona como Trini se decidió a llevar un vehículo, aun con 84 años. "Conducir me da mucha libertad", explicaba días atrás a los medios, y es lógico. De hecho, los 3 km que separan la urbanización donde reside Trini del núcleo urbano ilustran parte de un problema que se nos viene encima.

Tenemos en España un total de 8.116 municipios y una densidad de 92 habitantes por km², aunque esos datos podrían llevarnos a pensar de forma errónea en una distribución que poco tiene que ver con la concentración que existe en núcleos como Madrid, Barcelona o Valencia.

Este pormenorizado análisis de la distribución de la población nos muestra una España en la que pocos municipios concentran mucha población. Y esto, que debería ser un argumento útil para relativizar el problema de la movilidad en los núcleos dispersos, es en realidad un punto a favor de considerar la dependencia del coche en aquellas zonas donde la escasez de población hace poco rentable la inversión en transporte público.

Se unen así varios problemas: el envejecimiento de la población en España, las necesidades de movilidad de estas personas y una red de transporte público que no puede llegar a todas partes. Quizá en un futuro no muy lejano el caso de Trini deje de ser noticiable, porque será una más entre los centenares de personas de edad avanzada que acceden a la conducción por pura necesidad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio