Compartir
Publicidad

Arnprior, donde las marcas viales son serpenteantes

Arnprior, donde las marcas viales son serpenteantes
17 Comentarios
Publicidad

Arnprior es una bella aldea escocesa de poco más de 200 habitantes. Queda a 19 kilómetros de Stirling, y se une a esta por medio de la carretera A811. Bien, pues la A811 presenta, desde Arnprior hasta el lago Lomond, el aspecto que vemos arriba, con extrañas chicanes pintadas de rojo de vez en cuando y con marcas viales serpenteantes como supuestos elementos reductores de la velocidad.

Esto deja en mantillas el sistema de los patos en Francia y empata en estulticia con la carretera de la vergüenza de Benoît Lutgen. En el Consejo de Stirling no todo el mundo ve claro eso de pintar las líneas de esta manera; por ejemplo, el joven de 27 años Ian Muirhead, que denuncia que este pintado sale un 50 % más caro que el convencional, es estúpido e induce a la confusión.

Entre las opiniones más reiteradas por los vecinos de la zona está la de que esto tiene que ser obra de algún operario beodo. Uno de ellos apostilla que el dinero de más que se ha gastado aquí se podría haber invertido en arreglar baches. Otro explica que los conductores mayores que acostumbraban a seguir las marcas para mantener el rumbo de su vehículo ahora parecen conducir borrachos.

Por su parte, los propietarios de talleres de la zona no se han manifestado, pero deben de estar dando saltos de alegría ante la oleada de coches aquejados de desgastes prematuros que se avecina. Un buen lugar para vivir, sin duda.

Vía | Daily Record, Daily Mail En Motorpasión | En Villotran, el fin de los resaltos hace 'cuack'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio