Compartir
Publicidad
Publicidad

Lección de truñing: no escatimes en tubos de escape

Lección de truñing: no escatimes en tubos de escape
Guardar
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La difusión cultural que supone Internet tiene sus desventajas, pues podemos enterarnos de aberraciones como ésta. Este ejemplar de ¿Mercedes? ha sido truñeado vilmente con peor gusto que cierta tribu urbana que habita en la mitad sur de España. Esas llantas y el kit de ensanche son dignos de la hoguera, pero eso de los tubos de escape versión “camionero Mack americano”, me superan.

Aunque se trate de un motor V8 y que suene mejor que la Filarmónica de Berlín, es una aberración en toda regla. No se le disculparía aunque esos tubos fueran de un órgano tubular y sonara Bach. El nivel de cutrez que alcanza el truñing japonés parece no tener límites. A continuación, otro ejemplo:

Tubarros exagerados japoneses

El coche entero es digno de hoguera, pero esos tubos de casi 2 metros de alto son para cabrear a camioneros o autobuseros, o para que un skater o ciclista con ganas de ir propulsado gratis se queme las manos. Es horrible.. pero podría ser peor, el siguiente caso se lleva la palma:

Tubarros exagerados

Este Volvo 164 presume de tener un motor de 3 litros, con triple carburador Weber, inyección de gasolina (me parto), matrícula a juego y lo que es mejor: doble turbo. Para poder dar rienda suelta a semejante máquina de competición se le han instalado 10 tubarros de gran diámetro para no hacerle perder caballos, y seguramente no cumpla ni las normas antipolución de Bután.

Gracias Tronxo
Fuente | Autoblog.nl
En Motorpasión | Truñing Japonés I, Truñing Japonés II

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos