Compartir
Publicidad
Publicidad

El humo de los burnout en realidad no es humo

El humo de los burnout en realidad no es humo
Guardar
14 Comentarios
Publicidad

Volvemos al ataque con los burnout, hoy toca volver a oler a goma quemada pero esta vez no vamos a ver ni vídeos fallidos, ni cómo salen ardiendo estos aros de caucho negro. Hoy toca ponerse un poco en modo científico para aclarar un error generalizado. Y es que cuando hablamos de un burnout o una quemada de rueda decimos que sale humo, salen columnas de humo de los neumáticos… Pero no es así.

Yo soy el primero que utiliza la palabra humo para definirlo y el primero en caer en el error, pero los amigos de Car Throttle se han dedicado a indagar sobre el asunto. ¿Y por qué? Párate a pensarlo… Si prendes fuego a un neumático el humo que sale es negro, pero cuando quemas rueda se monta una fumata blanca aunque no vaya acompañada de la frase “Habemus Papa”.

¿Y qué es lo que sucede al hacer un burnout? Que el asfalto calienta la goma del neumático incluso por encima de 400 grados, lo que produce que la superficie de la banda de rodadura se derrita y que se vaporicen los compuestos químicos y el aceite que contiene en su composición. Esos millones de moléculas en contacto con el aire se enfrían muy rápido y se condensan formando una especie de vapor y esas nubes blancas de mal llamado humo.

Sea o no sea humo, mi consejo es que no respires mucho esas nubes de neumáticos derretidos, aunque sólo sea por si las moscas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos