Compartir
Publicidad

El coche del año en España está bajo sospecha

El coche del año en España está bajo sospecha
73 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace escasas horas uno de los periodistas de km77 ha dicho lo que más de un periodista del motor ha tenido ganas de decir en su vida: que el “Coche del Año en España” es más un acto de cohecho que una elección imparcial hecha por profesionales del motor. No me voy a pronunciar sobre si es cierto o no.

Javier Moltó denuncia que a veces se puede saber qué coche va a ganar en función de los regalos que han recibido ciertos periodistas del motor o del gasto que ha tenido determinado departamento de prensa en regalos, viajes, descuentos de compra u otro tipo de facilidades… cosas ajenas al coche en sí.

Voy a compartir con vosotros una reflexión personal. Más de uno por aquí sabe que soy pariente de un conocido periodista del motor y he visto en primera persona cómo son las atenciones de determinadas marcas cuando tienes cierto estatus y relevancia. Cuando estás arriba, vaya si se nota.

Coche del Año 2009

Según se va ascendiendo en este mundillo empiezas a recibir algún que otro obsequio, llega un punto en que el importe o el valor de los obsequios excede lo que es la cortesía y la falta de interés. Y en esta dinámica, llega un punto en que los hay que se venden y empiezan a hacer tratos de favor.

Se supone que un periodista debe ser imparcial e independiente, y la elección del coche del año no puede estar supeditada a que a uno le sobornen, pero en parte eso parece ser así. Carezco de pruebas, así que no voy a acusar a nadie con el dedo, pero creo en la existencia del problema.

La opinión de un periodista puede ser influenciable por muchísimo menos dinero del que cuesta una costosísima página de publicidad en un periódico, revista o cualquier otro medio. Y dicha opinión tiene mucho más peso que la publicidad. Vamos, es una cuestión de optimización. ¿Riesgos? Que se chive.

Coche del Año 2009

Me hace mucha gracia cuando alguien me critica por hablar muy bien de determinado coche. Para bien o para mal, de momento no estoy en nómina de ninguna marca ni recibo regalos capaces de anular mi sentido de la imparcialidad. Contaré lo mismo aunque me regalen un boli, un jamón de bellota o un coche.

Claro que, por otra parte, aún soy joven y aún creo en ciertas cosas. Espero que con el paso del tiempo no pueda ser comprable, y que sepa denunciarlo si llega a un nivel agobiante. Entiendo que no todo el Mundo tiene por qué pensar así y que quizás me hace falta ser un poco más pragmático.

La conclusión que hay que sacar de todo esto es que los galardones que reciben los coches y las marcas tienen que cogerse con pinzas. Al fin y al cabo, son elecciones subjetivas, más o menos fundadas, pero subjetivas. Sería más justo medir el índice de satisfacción de los propietarios, pero también es manipulable.

Citroën C5

Lo que a fin de cuentas cuenta, valga la redundancia, es que da igual que sea coche del año, del mes o de nada, sino que cumpla las expectativas que se depositan sobre un coche y que sirva para lo que queríamos al comprarlo. Y ya está. Luego puede tener un montón de galardones o ninguno.

Stanley Kubrick, ese gran cineasta, nunca obtuvo un Oscar al mejor director. ¿Por eso era un mal director? Qué va, si ni siquiera era bueno, era un fuera de serie. Que una persona, entidad o producto gane galardones no lo hace bueno per se. Y menos si metemos subjetividad a todo esto. Puede coincidir, pero no tiene por qué.

En definitiva, no creo que merezca la pena poner en serio peligro la independencia o la objetividad de un periodista a cambio de regalos o jugosas contraprestaciones, como obtener descuentos imposibles o mantenimiento de hijo de presidente. Javier Moltó, gracias por tu sinceridad.

Por último aclarar que ni Javier Moltó ni un servidor hemos señalado al Citroën C5 como un producto que ha ganado por cohecho y que nuestra sospecha fundada es básicamente intemporal. Estar bajo sospecha no es sinónimo de ser culpable.

PD: El ganador de este año ya fue anunciado a bombo y platillo por Citroën como ganador a finales del año pasado, cuando resolvió el jurado. Lo que ha sido la semana pasada es el acto de entrega de los premios. El post de Moltó vino a cuenta de dicho acto.

Enlace | Tele Transporte

En Motorpasión | Citroën C5, Coche del Año en España 2009

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio