Publicidad

Consejos en el concesionario (Guía para comprar un coche VI)

Consejos en el concesionario (Guía para comprar un coche VI)
11 comentarios

Es el momento de la última entrega de nuestra guía para comprar un coche, ha llegado el momento de ir al concesionario. Como ya comentamos, lo mejor es que antes de ver el coche te hayas documentando lo máximo posible sobre él. Ahorrarás tiempo mirando opciones que no te interesan y evitarás posibles engaños.

Aun así, hasta que veas el coche delante no podrás confirmar que se ajusta a lo que buscas. Si bien no es necesario que lo pruebes la primera vez que vayas a verlo, nunca firmes la compra sin haberlo probado. Todo lo que te puedan contar tus amigos o Internet es un gran complemento, pero tu impresión personal no se puede predecir.

A la hora de probarlo, intenta hacer un recorrido normal, nada de ir a una autopista a ver cuánto corre. Las cifras de potencia y aceleración ya están medidas, céntrate más en los aspectos subjetivos.

Coches en stock: posiblemente la mejor opción

En el capítulo anterior comentábamos que las versiones muy básicas no suelen ser la mejor opción. Si buscas una de esas es porque quieres ahorrar, pero si te la tienen que pedir a fábrica no te harán el descuento que te pueden hacer por un modelo que esté en stock.

Lo que compra la mayoría de la gente es lo que tiene una mejor relación calidad/precio. Y no, no es porque la muchedumbre sepa escoger. Es porque, al tener más volumen de ventas, se ofrecen mejores precios y hay unidades en stock. De ahí que la flexibilidad en algunos aspectos como el color pueda ser muy interesante.

Es importante no confundir un coche nuevo en stock (aunque esté matriculado) con otros que han sido utilizados. A veces, la denominación KM 0 se utiliza indistintamente para ambos. Infórmate bien sobre la procedencia del coche. Es normal que un coche nuevo tenga algunos kilómetros (10 o 30, por ejemplo), pero un coche con 3.000 km no es nuevo. Ya hemos hablado de los peligros de éstos: ¿Merece la pena comprarse un coche de segunda mano barato?

Descuentos, vendedores y negociaciones

Es un tema pantanoso, que a mucha gente (incluido a mí) nos desagrada bastante. Te compras un coche, y no sabes si has pagado 1.000 euros de más o 1.000 euros de menos. La variación de los precios entre concesionarios, comerciales y clientes hace complicado comparar precios a priori.

Por su parte, los comerciales se quejan de que la gente “negocia demasiado” y sus márgenes son muy reducidos. Hazle caso a tu instinto y vete al que te ofrezca el mejor precio (no el mejor descuento).

Hay marcas que tienen precios de catálogo altísimos que luego reducen con descuentos también muy altos. Otras apenas hacen descuentos, y otras los hacen o no dependiendo del mes. Este es el motivo por el cual no existe el coche perfecto a priori, tienes que compararlos en el momento que lo vayas a comprar.

Hace unos años acompañé a un amigo a la hora de comprar su coche. Prácticamente, le daba igual el modelo, dentro de unas ciertas características. Visitamos muchísimos concesionarios, y era sorprendente ver cómo todos estaban muy igualados: el que era un poco más caro tenía algo más de equipamiento de serie, pero al final todos estaban muy ajustados.

Una oferta temporal puede convertir un coche poco apetecible en una gran decisión. Incluso las ofertas de financiación pueden hacer que te decantes por uno o por otro. Algunas marcas te regalan la financiación para un plazo determinado, lo que puede suponer un descuento de más de 1.000 euros. Pero si no lo quieres financiar, o lo quieres financiar a más tiempo, te quedas sin ese descuento, que puede ser una diferencia determinante.

campa

No tengas prisa a la hora de decidirte, tómate al menos una semana desde que los hayas visto, y vuelve a verlos las veces que haga falta. No te dejes presionar por los comerciales: a mí en una ocasión me ofrecian un descuento (la verdad muy considerable) por llevarme el coche puesto ese mismo día, sin ni siquiera haber visto uno en el acabado que buscaba. Yo le respondía que nunca compraría un coche sin haberlo visto y probado, y cada vez que le decía eso me descontaba 200 euros sobre un precio ya bastante bueno. No debemos ser impulsivos, por muy tentador que sea.

Por otra parte, lo simpático que nos parezca el comercial que nos atienda tampoco debería influirnos para bien o para mal, al fin y al cabo a él lo vamos a ver durante una semana y a nuestro coche durante años. Para mi lo ideal es que te informen sobre las opciones y lo que tiene el coche, no que te atosiguen sobre su compra. Si el coche y la oferta son buenos, se venden por sí solos.

No me voy a meter a hablar de las famosas “afirmaciones extrañas” de los comerciales: del tipo “nuestros coches son tan buenos como los más caros” o “nuestros coches caros son los únicos que valen la pena”. Un único consejo para seguir a rajatabla: no te fies de nada que no pueda ser contrastado con fuentes independientes. Sea lo que sea y por muy inocente que parezca.

No se trata de establecer una guerra con la marca, sino de colaborar. Hazle ver que te interesa el coche, y déjate aconsejar por la mejor opción que te ofrezca si esa es realmente la más económica, por ejemplo en el sentido de que llevarte un coche que tengan en stock os beneficia a ambos. Por esto, ponerle extras al coche que tengan que venir de fábrica suele ser incluso más caro que comprar el siguiente acabado que ya los traiga de serie.

Sobre el equipamiento ideal, hablamos casi a diario en Motorpasión. Utiliza la lógica, adáptalo a tus necesidades y, sobre todo, invierte en seguridad. Si tu coche nuevo no tiene elevalunas eléctricos en las plazas traseras, siempre podrás ponérselo a tu siguiente coche. Si no tiene ESP, a lo mejor no tendrás oportunidad de tener siguiente coche para corregirlo.

Equipamiento, motores, seguridad, estética

Una vez tengas los precios y los equipamientos que más se adaptan a lo que buscas, haz en casa tu propia comparativa de los modelos. He aquí algunos factores que puedes tener en cuenta:

  • Motor y conducción: su potencia, su elasticidad, rumorosidad, las sensaciones que has tenido al probarlo, comodidad de sus asientos, etc.
  • Equipamiento: Climatizador, sistema de audio, sensor de luces, espacio interior, maletero, etc.
  • Seguridad: Aunque algunos se solapan con el equipamiento, merecen su propia sección. Es ideal que tenga ESP, varios airbags, ayudas tecnológicas y, sobre todo, una buena puntuación en EuroNCAP. No mires sólo las estrellas, compara la puntuación exacta entre los modelos que valoras (tienen que estar en la misma categoría, por ejemplo berlinas). Y que nadie te cuente historias, EuroNCAP es la única fuente fiable e independiente que existe, todo lo demás es hablar por hablar. Puedes ampliar información sobre el equipamiento de seguridad en este artículo: El precio de circular más seguros
  • Opinión subjetiva: La puntuación que le otorgas a la estética, a la calidad de los materiales, si se ajusta al tamaño que buscas, si es un modelo que te apasiona o no te llama la atención, etc.

Factores económicos:

  • Precio total y financiación: calcula lo que pagarás en total cuando termines de pagarlo
  • Consumo: si el coche es más caro pero consume mucho menos que su rival, te puede compensar a partir de ciertos km anuales. Echa cuentas.
  • Mantenimieno: pregunta cuanto cuestan las revisiones, cada cuanto hay que hacerlas, etc.
  • Garantía: No es un factor decisivo, pero si una marca te da poco plazo de garantía, desconfía.
  • Plazo de entrega: Puede que sea indiferente, pero si lo necesitas para trabajar ya, esperar cuatro meses a que te lo entreguen no es una opción.

Con todo este cóctel de datos e ideas, valora cuál se ajusta más a lo que buscas. La decisión final es tuya, pero esperamos haberte ayudado a plantear el problema de forma más exahustiva. Una vez lo tengas claro, ¡a disfrutar de tu coche nuevo!

En Motorpasión | Guía para comprar un coche I (índice)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio