Compartir
Publicidad
Publicidad

Honda también necesita un empujón en Estados Unidos

Honda también necesita un empujón en Estados Unidos
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por todos es conocida la durísima temporada que está viviendo este año McLaren en el retorno de una asociación histórica en Fórmula 1: la de la escudería británica con el motorista japonés Honda. Desde luego, la actual normativa de motores y la limitación en el desarrollo no está haciendo ningún bien a Honda, que no parece ver la luz al final del túnel aún cuando la temporada está ya tocando a su fin.

Pero Honda no solo sufre con sus motores en Fórmula 1. El panorama para los japoneses en Estados Unidos tampoco es de lo más brillante, llegando al extremo que la IndyCar ha dado permiso a Honda para modificar su kit aerodinámico con el objetivo de que acerque sus prestaciones a los Chevrolet para 2016, ya que se considera que la diferencia de rendimiento es perjudicial para la competición.

Es cierto que Graham Rahal, piloto Honda, estuvo en la lucha por el campeonato de pilotos hasta la última cita, pero según ha confirmado la propia organización, unas pruebas llevadas a cabo en túnel del viento con el monoplaza de Rahal y el del campeón, Scott Dixon, han puesto en evidencia que la desventaja de Honda es más que suficiente para recurrir reglamentariamente a la autorización de un desarrollo extra en el kit para óvalos cortos y carreras en circuito o urbanas (no en superspeedways).

El espíritu deportivo de Honda

Honda

Sí, es cierto que Honda está pasándolo mal en varios campeonatos últimamente, viendo como sus rivales son capaces de doblegar a la superpotencia japonesa que siempre les ha caracterizado. Pero una cosa es innegable: el esfuerzo constante y la esencia de la competición forma parte del espíritu de Honda.

Decidme qué otra marca tiene presencia importante en Fórmula 1, MotoGP, IndyCar, WTCC... A lo mejor lo que sucede es que los tiempos han evolucionado tanto que ahora se precisa una especialización extrema e intensiva para obtener resultados en cada una de estas competiciones, y al fin y al cabo, Honda está diluyendo su poderío en los diversos retos de los que participa.

Tendrán mejores y peores épocas, pero creo que la incansable presencia de Honda en el motorsport es algo que debe aplaudirse, aunque quizás haya llegado la hora de focalizar esfuerzos si realmente quieren conseguirse resultados extraordinarios. Capacidad y recursos tienen de sobras.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos