Compartir
Publicidad
Publicidad

El rookie Alexander Rossi gana la 100º edición de las 500 millas de Indianápolis

El rookie Alexander Rossi gana la 100º edición de las 500 millas de Indianápolis
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El piloto americano Alexander Rossi se ha proclamado vencedor de las 500 millas de Indianápolis en el centenario de la mítica carrera. El óvalo de Indiana, como habitualmente, no decepcionó y fue testigo de una lucha hasta el final que se siguió por miles de aficionados de todo el mundo y por unas gradas repletas hasta la bandera.

El pasado domingo además del Gran Premio de Mónaco, al otro lado del charco, se celebraron las 500 millas de Indianápolis. La competición de motor más importante de Estados Unidos que, además, este año cumplía 100 años. En 1911 se celebró la primera edición y salvo durante las dos guerras mundiales en las que no se pudo celebrar, es una cita obligatoria de cada año.

Alexander Rossi, que el año pasado estaba precisamente en Mónaco con la GP2, fue el hombre de la jornada. Era su primera participación en la Indy500 y su inicio de temporada no había sido tan brillante como le hubiese gustado al estadounidense cuando llegó a la categoría tras un breve periodo en la Fórmula 1. La estrategia marcada por el Bryan Herta Autosport para Andreti Autosport fue la clave de su triunfo en una carrera en la que llegó a rodar en la 33º posición.

Un accidente de Takuma Sato en la vuelta 163 -de 200- provocó una bandera amarilla que varios pilotos de la cabeza aprovecharon para parar a repostar. Otros, como Rossi, optaron por arriesgarse y tratar de llegar al final con el combustible que les quedaba en su depósito. De todos los que no habían parado, el vencedor fue el único que consiguió estirar el combustible le quedaba hasta la línea de meta.

El colombiano Carlos Muñoz, líder a seis vueltas del final era el último en hacer una breve parada para poder llegar hasta la línea de meta. Finalmente, cruzó en segunda posición a casi cuatro segundos y medio del rookie, después de haber tocado la victoria con la punta de los dedos.

Alexander Rossi, cumpliendo con la tradición, se bañó con leche , y se convierte en el 10º novato en ganar las 500 millas en su primera participación. El último en conseguirlo fue Hélio Castroneves en el año 2001.

El español Oriol Serviá, un habitual ya de la carrera, terminó en 12º posición para el Schmidt Peterson Motorsports.

Un americano en Europa

Rossi Manor Marussia

A pesar de que sus primeros pasos en el motor los dio en Estados Unidos en donde quedó, por ejemplo, semifinalista del Red Bull Formula One American Drivers Search, y tomó parte en la Formula BMW USA, cruzó el charco para seguir desarrollándose como piloto con la Fórmula 1 como objetivo.

Tras pasar por la GP3, donde lo hizo muy bien, la Formula Renault 3.5 no fue tan bien como esperaba. En GP2 no tuvo el mejor de sus debuts con Caterham pero en su tercera temporada en la categoría tuvo oportunidad de luchar por el Campeonato junto al equipo andaluz Racing Engineering.

Sus coqueteos con la Fórmula 1 fueron varios en los últimos años. Tras ser piloto de pruebas del ya desaparecido Caterham F1 Team en 2012, 2013 y 2014; a final de ese año se unió al Marussia F1 Team donde siguió como tercer piloto. En 2015 finalmente, llegó su momento y se subió al Marussia en los Grandes Premios de Singapur, Japón, USA, México y Brasil. A día de hoy Rossi sigue ligado al equipo Manor de F1, pero quizás, tras este triunfo, haya decidido pensar en los circuitos americanos...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos