Publicidad

Mis cinco años de Motorpasión en el retrovisor

Mis cinco años de Motorpasión en el retrovisor
91 comentarios

Publicidad

Publicidad

Hoy estoy un poco nervioso, porque celebro mi quinto aniversario como miembro del equipo de Motorpasión. El 26 de abril de 2007 salió mi primer artículo a la luz, dedicado al Ford Mustang clásico de un detective de la televisión de los 80. Ahora miro hacia atrás y me da auténtico vértigo.

¿La imagen a qué viene? Pues que este es mi artículo publicado número 4.000, y a diferencia de un Diesel, pienso superar la barrera de los 5.000 y las que hagan falta. Además, hace poco más de un año que recibí la enorme responsabilidad de dirigir esta Web. Digo Web porque es mucho más que un blog.

Como visitante conozco Motorpasión desde hace tiempo, finales de 2006 si no me equivoco. Ya no recuerdo si fue por un enlace de Menéame o por haberlo descubierto vía estadísticas al recibir un aluvión de tráfico hacia mi blog personal. Estos cinco años han sido muy intensos.

Con SandMan (2007)
Con SandMan (2007)

Aunque llevo dedicándome a los coches en Internet desde finales de 2001, Motorpasión representó para mi un reto impresionante. Eso de pasar al equipo del blog de motor líder de España eran palabras mayores. Hoy día, gracias a vosotros, seguimos siéndolo, pero son palabras aún mayores.

Empecé siendo un editor más, por entonces el equipo estaba formado por Sandman, Daniel Seijo, Esteban Viso y Carlos. El ritmo de publicación era frenético por parte de Sandman y Daniel, yo tuve una media mensual baja el primer año, unos 40 artículos al mes, aún lo compaginaba con la universidad.

Más o menos me coincidió el final de las clases con el aumento del ritmo y las primeras presentaciones internacionales. Al año de estar aquí, ya me profesionalizo y me dedico a tiempo completo, lo que sigo haciendo a día de hoy. Hago como Paco de Lucía, lo que más me gusta, lo que mejor se me da, y encima me pagan.

Con Esteban Viso y Daniel Seijo (2007)
Con Esteban Viso y Daniel Seijo (2007)

En todo este tiempo he tenido que visitar para traeros las últimas novedades muchos países. Europa Occidental me la he pateado casi entera, e incluso he llegado a irme a Arabia una vez. La experiencia de tanto viaje, tanto vuelo, tanto hotel y tanto coche de prensa con placas “extranjeras” ha sido tremendamente enriquecedora.

He conocido a varias “generaciones” de comentaristas, unos vienen, otros se van, y unos cuantos dejaron en mi una impronta permanente. A pesar de alguna que otra discusión, me quedo con lo positivo, y lo aprendido. Y es que aquí se aprende mucho, o dicho de otra forma, no queda más remedio.

Para poder estar al máximo nivel, hay que formarse continuamente. Estar unos meses desconectado de las novedades ya te convierte en obsoleto. Solo en temas de movilidad alternativa he tenido prácticamente que hacer un master, no quería perder ese carro, lo considero el futuro. Pido disculpas si me lo he tomado demasiado al pie de la letra.

Con Héctor Ares en el Circuito del Jarama (2009)
Con Héctor Ares en el Circuito del Jarama (2009)

También he tenido que ponerme mucho las pilas, porque a veces, uno se encuentra un comentarista que sabe más que tú, y la única forma de no volver a ser corregido es profundizar. Por ejemplo, en coches americanos también he tenido que documentarme una barbaridad, y estoy aún lejos de dominarlo.

He tenido varios compañeros en cinco años, piezas fundamentales de ese engranaje que se llama Motorpasión, que sin la comunidad no funciona. Con ellos he tenido alegrías, alguna pena, mucha diversión, unas cervezas, piques en circuito, bromas sobre mis filias híbridas o mi afición por reducir los consumos.

Desde que trabajo aquí, he valorado aún más la importancia entre un artículo que tiene comentarios y uno que no lo tiene. Lo primero es rico, provechoso y estimulante, ¡lo segundo es un monólogo! Me costaría mucho trabajar en un medio de comunicación tradicional, la reacción de los que me leen ya me parece demasiado importante.

Con Javier Romagosa en Italia (2010)
Con Javier Romagosa en Italia (2010)

Y ahí estás tú, querido lector, que has estado de acuerdo conmigo, indiferente o en contra. Me he tomado la costumbre de participar en los comentarios como algo sagrado, a veces puedo enseñar algo, a veces puedo aprenderlo yo, y no me atrevo a sacar porcentajes. Algunos me conocéis, yo todavía a todos no.

Cuando me pongo al volante de un coche, con ánimo de transmitirlo, intento llevaros conmigo, y pensar qué detalles podrían interesarle a un tipo u otro de conductor, o simplemente quien adora a los coches. Son algo más que un modo de vida, solo se puede comprender cuando esto no te gusta, te apasiona.

No todo el mundo puede comprender qué pasa cuando se suelta el embrague de un buen coche, se pisa el acelerador, la aguja de las revoluciones comienza su escalada hasta la cima y afloran los decibelios. Hombre y máquina se conectan, y no creáis que es fácil saber transmitirlo para llevar conmigo a alguien que está lejos tras una pantalla.

Con Manuel, Hatzive, Héctor, Pablo y Javier (2012)
Con Manuel, Hatzive, Héctor, Pablo y Javier (2012)

Al principio tocaba poquitos palos en esto de automoción, al final, es una mezcla entre especialización y profundización. Así va a seguir siendo, tenemos lectores muy exigentes, no puedo verlo de otra forma. Mis compañeros y yo queremos que disfrutéis de vuestra estancia aquí, esa es la intención.

Si un día completo no entro en Motorpasión, siento que me falta algo, lo necesito como el motor pide aceite. Se ha convertido en mucho más que un trabajo. Creo que si me tocase la lotería no me importaría incluso colaborar gratis. Me siento como en casa, perdón, como sentado en mi coche, cómodo y a gusto.

Antes de despedirme, no quiero olvidar a todas las personas que han hecho este sueño posible, y que lo siguen haciendo todos los días: lectores, jefes de prensa, mis compañeros, anunciantes, los técnicos… A ver cuándo llego a 5.000, de momento me salen 800 artículos al año ó 66 al mes. Ya ni me acuerdo de que he escrito algunas cosas.

Espero que sigáis ahí entonces.

Un abrazo.

Javier Costas Franco

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir