Los mejores 10 escondites del mundo para poner tu coche de competición favorito a salvo de los manazas

Los mejores 10 escondites del mundo para poner tu coche de competición favorito a salvo de los manazas
3 comentarios

Actualización


Batapasión no podía durar mucho más allá del Día de los Inocentes, así que... vuelta a la normalidad. Para saber más sobre lo ocurrido aquí este 28 de diciembre, lee ¡Adiós, Batapasión! Abrid las ventanas y que corra el aire


Ah, y no hagas ni caso a este... 'artículo' que estás leyendo ahora. No seas inocente...

Estás en casa. Suena el timbre. Te asomas por la mirilla y ves a tus sobrinos pequeños. La sonrisa fruto de la felicidad que te inspiran se queda limitada súbitamente en una leve mueca que refleja tus sentimientos encontrados.

De repente caes en que tu coche de competición de miniatura favorito, ese que tantos suspiros te ha arrancado, está en juego: lo has dejado en la mesa del salón y dos encantadoras fieras de tres y cuatro años están a segundos de entrar por la puerta. Nuestro consejo es claro y conciso: corre y escóndelo. Su integridad está en juego.

Si estas leyendo esto es porque eres uno de los nuestros. A buen seguro te has enfrentado a este u otro episodio de pavor similar en el que la simple idea de ver a tu pequeño en juego te aterrorizó. Por eso, aquí te damos las mejores ideas para esconder tu coche de competición favorito.

Coche Mini 1
Un coche de competición esperando a ser escondido.

Si tienes poco tiempo, no lo dudes. El mejor escondite para tu pequeño coche es el clásico hueco del sofá, esa rendija entre las plazas que tantas veces has maldecido por engullir el mando de tu televisión sin permiso alguno puede ser ahora tu mejor aliada.

Claro que no hay que olvidar las posibilidades que nos brinda la alfombra del salón: rapidez y eficacia, aunque no está exenta de riesgos. Desde el momento en el que lo escondas bajo la misma deberás medir bien tus pisadas y las de tus sobrinos, pues cualquier mal cálculo puede terminar con tu idolatrada réplica destrozada por completo. Pero ojo, disimula los nervios o tus gestos y mirada acabarán delatando el escondite.

Img 20201223 164320
Operación 'Bajo lona'.

Ahora bien, si quieres un espacio seguro, deberás considerar la manga de tu camisa/jersey como el garaje más fiable para tu pequeño. Pero asegúrate de que esos faros delanteros relucientes no sobresalen a la altura de tu muñeca. Si los ven, tus sobrinos tampoco podrán resistirte a sus encantos y tu preciada joya volverá a estar en serio riesgo.

La maceta de tu planta más grande también es infalible si lo haces bien. Escarba rápido, de forma decidida y, contra tus sentimientos, entierra el coche. Tranquilo, nadie lo encontrará y él estará bien, máxime si tu escogido ha sido un Subaru Impreza WRC o similar, tan acostumbrados a lidiar con el barro. Otros ya lo intentaron, y les funcionó.

Img 20201223 164929
Dos plantas y un coche de miniatura.

Pero el salón de tu casa puede dar más de sí, especialmente en estas fechas. ¿Has puesto árbol de navidad? Entonces es tu oportunidad. Camufla con rapidez el coche entre las ramas y los adornos de Navidad y apaga las luces del árbol. Cuanto más desapercibido pase, mejor. Si además tu coche escogido ha sido un AC Cobra o cualquier otra bestia con carrocería pintada en British Racing Green, la jugada maestra será infalible.

Coche En Arbol
Un árbol con adornos y un adorable intruso.

No pasa nada si el salón no lo ves un área segura. Vete a la cocina. El frigorífico es zona restringida. Las visitas normales no suelen atacarlo y tu coche estará sano y salvo. Después, solo asegúrate de que lo sacas de allí al ralentí para que sus piezas sufran lo menos posible con el frío.

Coche Competicion Frigorifico
Espaguetis (izq), coche de competición (centro) y piña (dcha).

Con algunos de los escondites que hemos visto hasta ahora debería ser suficiente. Sin embargo, hay casos y casos, y por esto a continuación proponemos...

Escondites premium: lo que sea, con tal de que los críos no encuentren el coche

Ve a tu habitación y abre el armario. Seguro que aún tienes algún par de zapatillas viejas. Ese es el escondrijo que buscamos. Que sus cordones deshilachados, las punteras desgastadas y el posible hedor que todavía emanan no te frenen, tu pequeño tesoro estará ahí bien resguardado.

Coche Zapatillas
Las peores zapatillas son uno de los mejores escondites.

Si no tienes zapatillas viejas, no recurras a unas nuevas, por seguridad. Su aspecto reluciente se antoja un reclamo y nuestro coche podría ser descubierto. Si no dispones de unas zapatillas aptas para la misión, vete al baño.

Allí, el cesto de la ropa sucia será tu salvaguardia perfecta. Una maraña de ropa con aroma poco seductor dentro de una cueva de mimbre oscura augura éxito en nuestro objetivo. Hay que ser muy valiente para dar con el coche ahí. Pero si aún no te quedas tranquilo, remueve la ropa y sumerge el coche hasta las profundidades del cesto.

Si por algún motivo este escondite no estuviese disponible, nuestra penúltima esperanza es el cubo de la fregona. Este lugar acostumbra a recibir pocas visitas e incluso ser rechazado por todo el mundo en la medida de lo posible, una baza que ahora jugará a nuestro favor.

Coche Fregona

Sus paredes de aproximadamente 30 centímetros de altura serán una barrera visual suficiente como para ocultar tu coche favorito. De todos modos, nuestro consejo es que cuando lo metas lo pegues a la parte del escurridor y lo cubras con el cabezal de la fregona para erradicar cualquier posible avistamiento desde un plano cenital.

Por último, existe un recurso a la desesperada, aconsejable solo si los nervios te apremian y no sabes responder al escuchar tu timbre sonar, y únicamente al alcance de pocos: tu propia boca.

Lleva tu mandíbula al límite de su capacidad y da cobijo a tu pequeño. Será solo unos segundos, lo justo y necesario para abrir la puerta y despistar a tu visita mientras esbozas una sonrisa peculiar -recuerda mantener cerrada la boca en todo momento, es fundamental- y rápidamente buscas espacio en alguno de los refugios mencionados anteriormente.

Somos conscientes de la dureza de esta última opción, pero tu coche de competición favorito bien lo merece. Estamos aquí para protegerlos. Ellos nos han dado mucho en este 2020 de tantas horas en casa, ahora es tu turno. 2021 es vuestro, sanos y seguros.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio