Compartir
Publicidad

Es la primera vez que la UE establece limites de emisiones a la industria del camión, y no ha gustado

Es la primera vez que la UE establece limites de emisiones a la industria del camión, y no ha gustado
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Unión Europea consiguió hace unos días, después de largas e infructuosas negociaciones, establecer los límites de emisiones de CO₂ que los fabricantes de vehículos y furgonetas tendrán que cumplir: una reducción del 37,5 % para 2030. En el aire quedaba el acuerdo para poner sobre la mesa una cifra común que regule las emisiones de los camiones, pero parece que hay una inicial.

Los 28 Estados miembros han respaldado la reducción de las emisiones de CO₂ de los camiones en un 15 % para 2025 y en un 30 % para 2030. Estándares calificados como "muy ambiciosos" por la industria y que Alemania ha luchado por evitar.

Países Bajos, Francia y Holanda, entre los países más exigentes

Highway 1277246 960 720

El acuerdo tomado por los estados miembros de la UE marca formalmente el inicio de las negociaciones entre la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo. Es un importante paso, pues es la primera vez que la UE establece estándares de reducción de emisiones y de eficiencia en el consumo de combustible a la industria del camión.

Las emisiones de los camiones representan casi una cuarta parte de las emisiones relacionadas con el transporte por carretera en la Unión Europea, pero hasta ahora no se habían establecido límites para reducirlas. Por eso desde hace tiempo las posiciones entre los distintos bloques se han polarizado.

Alemania advirtió que los nuevos límites no podían ir más allá del 15 % para 2025 y del 30 % para 2030 (es decir, el acuerdo al que se ha llegado), mientras que los Países Bajos, que es el segundo mayor fabricante de vehículos pesados ​​de la UE, quiere una mayor reducción de los gases de efecto invernadero en los camiones para combatir el calentamiento global, alineándose con Francia y con los representantes del Parlamento Europeo.

Otros países han querido ir más allá. Según Reuters, la posición de Holanda también es más dura: ha exigido una reducción del 20 % de las emisiones para 2025 y del 30 % para 2030.

Si tomamos electrificación como una estrategia para reducir las emisiones de CO₂, nos encontramos con el enorme obstáculo de la ausencia de infraestructura de carga para camiones.

Es decir, existe una gran incertidumbre ante la aplicación de nuevas tecnologías que la industria ha utilizado como arma desde el comienzo de las negociaciones para bloquear cualquier intento de establecer límites demasiado exigentes, como ocurrió con los establecidos recientemente para vehículos y furgonetas.

La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA, por sus siglas en inglés), principal grupo de presión de la industria en las negociaciones, calificó ese acuerdo como "totalmente surrealista", y considera que los nuevos estándares para la industria del camión son "muy ambiciosos" y "un desafío".

La ACEA destaca que hasta 2021 cada fabricante no conocerá sus objetivos específicos, y teniendo en cuenta que hay camiones cuya fecha de entrega ya se ha determinado para 2025, los objetivos se vuelven mucho más difíciles de cumplir. Pide así que se cumplan las condiciones adecuadas para fomentar el despliegue generalizado de camiones de cero y de bajas emisiones en términos de infraestructura, incentivos y renovación de la flota.

Alrededor de 13,3 millones de personas, o el 6,1 % de la población ocupada de la UE, trabajan directa e indirectamente en el sector del automóvil.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio