No se libra nadie: la crisis energética en Noruega podría dejar sin electricidad verde al norte de Europa, que dependerá aún más del gas

No se libra nadie: la crisis energética en Noruega podría dejar sin electricidad verde al norte de Europa, que dependerá aún más del gas
16 comentarios

La actual crisis energética afecta a toda Europa, incluso a Noruega, que parecía inmune a estos problemas gracias a sus centrales hidroeléctricas. Y es algo que afecta también a sus vecinos de Suecia y Finlandia. Escandinavia, también se enfrenta a una crisis energética notable, ya que la disminución de las reservas de agua dificulta la generación de energía hidroeléctrica, principal fuente de energía de esos países.

Los precios de la electricidad en los países nórdicos fueron cinco veces más altos en septiembre que hace un año. Esto afecta a todo el mundo, desde las fábricas y los mineros que necesitan energía, hasta los estudiantes o familias que ven como sus facturas suben y suben. Y como consecuencia, sube la inflación.

Suecia y Noruega tienen problemas por el bajo nivel de sus embalses. En el caso de Noruega, es el nivel más bajo desde hace 10 años. "La combinación de las bajas reservas hidroeléctricas nórdicas y los bajos niveles de almacenamiento de gas en Europa están creando una tormenta perfecta, a la que se suman los altos precios del carbón y de los derechos de emisión de CO2", explicó Mats Persson, jefe de comercio de Fortum Oyj a Bloomberg.

Noruega ya no puede exportar energía verde a Europa, que dependerá aún más del gas

Embalse de Alta, Noruega.

La falta de agua en los embalses ha llevado Suecia a depender de una central térmica de más de 50 años y que quema petróleo para generar electricidad. La situación en los embalses del suroeste de Noruega es tan mala que el operador de red noruego Statnett SF emitió el lunes una advertencia, diciendo que el balance energético se sitúa en dos en una escala en la que cinco significa racionamiento.

Todavía no es una situación catastrófica, pero están avisando que hay que ir ahorrando. De hecho, ya se está hablando de convencer a los usuarios industriales de que ahorren energía a medida que se acerca el frío. Recordemos que, además de las temperaturas bajas en invierno, estos países tienen muy pocas horas de luz diurna.

Noruega

Para colmo, cual circulo vicioso, la situación de Suecia y Noruega, terminará pronto por afectar también a países como el Reino Unido o Alemania. Esa región de Noruega está conectada a Alemania y Dinamarca por cable, así como a Reino Unido vía un nuevo cable.

Y como no hay suficiente agua para generar energía en cantidad adecuada para poder exportarla, tanto al continente como al Reino Unido, pronto se verán las consecuencias también en esos países. Especialmente, en Gran Bretaña e Irlanda, que son los países más afectados por la escasez de gas en el mundo y faltos de energía, según Sigbjorn Seland, analista jefe de la consultora del sector StormGeo Nena AS.

"La idea de que seamos una batería verde para Europa se cae por su propio peso este invierno", dijo Andre Gustavsson, analista de la empresa sueca de servicios públicos Skelleftea Kraft AB, cuyo peor escenario es que el aumento de los precios afectará al crecimiento económico cuando las empresas empiecen a frenar la producción.

En Motorpasión | Probamos el Volkswagen ID.4, el SUV con el que los alemanes se juegan empezar a competir en coche eléctrico de verdad

Temas
Inicio