Compartir
Publicidad

Luxemburgo quiere convertirse este verano en el primer país del mundo con todo el transporte público gratuito

Luxemburgo quiere convertirse este verano en el primer país del mundo con todo el transporte público gratuito
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Luxemburgo está cerca de convertirse en el primer país del mundo en ofrecer sus servicios de transporte público de forma gratuita. Las tarifas de los trenes, tranvías y autobuses se eliminarán el verano que viene, según informa The Guardian, bajo los planes del Gobierno de coalición liderado por Xavier Bettel.

Lo cierto es que Tallin ya lo probó en 2013, y las cosas no salieron como se esperaba.

Los pros y los contras de un plan ambicioso

Luxembourg 3461156 960 720

En la ciudad de Luxemburgo viven alrededor de 110.000 personas, y otros 400.000 viajan a la ciudad para trabajar desde Francia, Bélgica y Alemania, lo que propicia enormes embotellamientos en las carreteras. Así que es más que probable que en verano de 2020 coger un tren o un autobús en el Gran Ducado no nos cueste nada, aunque la medida aún ha de ser aprobada.

Este verano el Gobierno ya introdujo la gratuidad del transporte público a todos los jóvenes menores de 20 años, mientras que los estudiantes de secundaria pueden viajar sin coste desde sus centros de enseñanza hasta sus casas.

Según explica El País, la gratuidad del transporte público responde a criterios sociales, ambientales y de mejora del tráfico. La oposición, por el contrario, argumenta que con la medida desaparecerán trabajos de revisor, aumentará el vandalismo y el número de taquillas se reducirá, haciendo más difícil adquirir billetes para viajar a los países vecinos.

El Gobierno liberal de Bettel también quiere despenalizar la producción y legalizar el consumo de cannabis para uso recreativo -solo para residentes- y subir el salario mínimo 100 euros, hasta los 2.100 euros.

Claro que la noticia puede hacer pensar en el pequeño país de Europa Central no solo como un territorio audaz en la lucha del cambio climático, si no como un país que es inusualmente generoso con las corporaciones multinacionales, como un paraíso fiscal y una nación que aplica impuestos muy bajos a la gasolina.

Puede que Luxemburgo logre hacer del transporte público un servicio gratuito a expensas de otros países, o que realmente tenga la capacidad de hacer esto realidad. La pregunta es: ¿conseguirá que sus habitantes y trabajadores dejen el coche en casa?

En Alemania darán luz verde muy pronto a un proyecto piloto en el que cinco ciudades alemanas experimentarán lo que implica disfrutar del transporte público de forma gratuita. Tallin probó en 2013 sin éxito el modelo "gratis total", que no consiguió disminuir el número de vehículos en circulación y que además provocó una empadronamiento masivo para acogerse al transporte gratuito.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio