Compartir
Publicidad

Los diésel "limpios" parece que están gustando a los norteamericanos

Los diésel "limpios" parece que están gustando a los norteamericanos
Guardar
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En España estamos completamente “dieselizados” tanto como para incluso tener problemas de contaminación del aire en varias ciudades (por óxidos de nitrógeno y partículas) como Madrid o Barcelona (aunque no son las únicas). Sí, no debemos ocultarlo, la gran mayoría de los vehículos de gasóleo que circulan por nuestras carreteras no llevan filtro de partículas (ni normal, ni avanzado).

Aproximadamente tres de cada cuatro coches que se venden en España son diésel y en el parque móvil del país (unos 22 millones de turismos, unos 31 millones de vehículos en total) los diésel son más del 50%. En general en casi toda Europa gustan bastante los motores diésel, no en vano son los fabricantes europeos los que suelen liderar tecnológicamente este sector. Sucede todo lo contrario en Estados Unidos, donde es muy poco habitual que alguien decida comprarse un turismo diésel.

Y es que durante muchos años el precio de la gasolina no ha preocupado lo más mínimo a los conductores norteamericanos (y no nos engañemos, al final, para la gran mayoría, lo que manda es el precio). Esto ha cambiado hace poco. El petróleo está muy caro y la gasolina también, y aunque en EE.UU siguen teniendo los carburantes más baratos que en Europa, los cuatro dólares/ galón les empiezan a “doler” bastante, por lo que han comenzado a preocuparse por el MPG (miles per gallon, o sea el consumo) y a buscar alternativas.

BMW-Serie3-CC-USA

Preocupándose por el consumo

Primero empezaron a buscar turismos con motores de gasolina más eficientes, empezaron a elegir motores con menos cilindros (bye bye V8 y V6), descubrieron la inyección directa y se dieron cuenta de que el turbo no estaba tan mal. Los fabricantes europeos (vamos a decirlo claro, los alemanes principalmente) vieron su oportunidad.

Otra de las alternativas que han tenido mucho éxito son los coches híbridos de gasolina (ya sabéis, gasolina y automático), que aunque era algo extraño (¿motor eléctrico? uy, no sé, no sé) resulta que consumían todavía menos que los gasolina más eficientes. Aquí los fabricantes japoneses vieron la suya. Ahí está el Toyota Prius, que se ha vendido francamente muy bien.

Pero claro, suceden dos cosas: hay conductores reticentes a los coches híbridos (ya sea por cuestiones de gustos, o por miedo a “lo eléctrico”) y se están alargando bastante los plazos de entrega de modelos híbridos japoneses, que son los más extendidos. La culpa de esto la tiene el fortísimo terremoto y el posterior terrible maremoto que, entre otras gravísimas consecuencias para Japón, también ha afectado al correcto funcionamiento de la industria de la automoción.

Volkswagen-Golf-VI-TDI-usa

Y como resulta que el Toyota Prius (y también varios híbridos de Honda o Lexus), por el momento, solo se fabrica en Japón… su producción se ha visto ralentizada, y a la gente no le suele gustar tener que esperar mucho por su coche nuevo, así que los conductores han mirado a los coches diésel, aunque no cualquiera, sino a los Clean Diesel (diésel limpios). Imaginad qué fabricantes han vuelto a ver su oportunidad.

Clean Diesel: filtro de partículas avanzado

En Estados Unidos han sido más rápidos que en Europa para imponer unos límites de emisiones más restrictivos a los diésel, para que contaminen “casi” tan poco como un gasolina. En Europa tendremos que esperar hasta 2015 para que sea obligatoria la norma de emisiones Euro 6, que viene a ser lo que ya tienen en EE.UU. desde hace unos años.

Un coche con motor diésel con filtro de partículas normal, suele reducir la emisión de partículas en más de un 90%, si es un filtro de partículas avanzado, combinado con un convertidor oxidante y otro catalítico, con sistema de urea, y filtro de agua, se puede reducir la emisión de partículas en más de un 99% (y también se reduce la emisión de óxidos de nitrógeno). Es probable que se escapen algunas partículas PM2,5, pero debería ser una cantidad muy muy baja.

El resultado es un coche diésel que nunca ha sido tan limpio. Si queremos que un diésel sea todavía menos contaminante entonces deberíamos cambiar el combustible (que es donde radica el problema, en el gasóleo) y utilizar gas (ya sea GLP ya sea GNV).

Volkswagen-Jetta-USA

Hasta el momento los coches diésel se vendían aproximadamente la tercera parte que los coches híbridos, pero en los últimos meses las ventas han subido fuerte, en mayo por ejemplo, un 34% más que el año pasado. Y es que además los norteamericanos están descubriendo que un coche diésel es cada vez más refinado, no es tan ruidoso, ni vibra tanto, ni echa tanto humo, ni es tan lento como pensaban (no es un gasolina, claro, “pero si gasta menos que un mechero”...).

Ahí están varios modelos de Volkswagen, como el Jetta o el Passat TDI (incluso el Golf), varios modelos de BMW, como el Serie 3 o el X5, varios de Mercedes (ML, GL, R) o Audi (A3, Q7) (alemanes todos). Además se pueden pedir también con cambio automático (moderno, secuencial, rápido, eficiente).

Es comprensible por tanto que los constructores alemanes intenten sacar el máximo partido de su “gallina de los huevos de oro”, ya que por el momento los coches alemanes híbridos se podría decir que casi no existen (empieza a haberlos, pero en ese tema los líderes son los japoneses).

Y es que con coches de gasóleo como el de este anuncio, un BMW 335d de 286 CV y cambio secuencial al volante, cualquiera querría un diésel.

Vía | Hybrids Cars
Más información | BMW (advance diesel)
Vídeo | YouTube
En Motorpasión Futuro | Estados Unidos vuelve a los temidos cuatro dólares/galón, Icom JTG-Dynamic, sistema bifuel de gas propano-gasóleo para motores diésel
En Motorpasión | Porsche Panamera Diesel, llega la versión más eficiente

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos