Compartir
Publicidad

El Brexit puede costar más de 70 millones de euros al año a los británicos que quieran conducir en Europa

El Brexit puede costar más de 70 millones de euros al año a los británicos que quieran conducir en Europa
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La permanencia a la Unión Europea tiene una serie de beneficios que parecen no ser suficientes para un alto número de británicos partidarios del Brexit. Entre otros derechos, como la libre circulación de personas, se encuentra el del carnet de conducir cuya validez es legal en todo el Espacio Económico Europeo (UE, Suiza, Noruega e Islandia). Así, el carnet es suficiente para moverse por Gran Bretaña y viceversa.

Pues bien, este derecho podría verse suprimido a partir del próximo 28 de marzo de 2019, fecha en la que el Brexit se haría efectivo y que podría tener entre otras consecuencias la exigencia de la licencia internacional de conducción para poder llevar un coche fuera de Gran Bretaña.

El Gobierno británico está preocupado por que los desplazamientos a Europa puedan resentirse

Brexit 2

El Departamento de Transporte de Gran Bretaña ha alertado a sus ciudadanos de que su licencia de conducción local dejará de ser válida en la Unión Europea en caso de la salida de Gran Bretaña como parte del espacio comunitario europeo.

Si bien este escenario aún no es seguro, el Departamento de Transporte ha querido alertar a los conductores ingleses si entre sus planes está visitar cualquier país de Europa después del Brexit, deberán hacerse con una licencia de conducir internacional.

Brexit 4

Esta licencia supone un coste monetario (5,50 libras esterlinas, 6,17 euros) y logístico para los británicos que quieran ponerse detrás del volante en un país europeo en el que antes podían hacerlo con su carnet de conducir habitual.

Además esta licencia es temporal, ya que es válida durante 12 meses. Este punto ha sentado especialmente mal a la gran cantidad conductores profesionales que realizan transportes entre Gran Bretaña y el resto de Europa, quienes a partir del próximo marzo podrían tener un trámite más en la cabeza para realizar su labor.

Brexit 3

Para complicar aún más la situación de los conductores británicos, existen dos tipos de licencias internacionales. Una perteneciente a la Convención de Ginebra de 1949 y la otra a la Convención de Ginebra de 1968. Las de 1949 sólo tendrían validez para Chipre, Irlanda, Malta y España hasta el 28 de marzo de 2019. A partir de entonces las licencias de 1968 serían válidas para cualquier otro país de Europa ya que la Convención de Ginebra se ratificó pensando en el Brexit, de manera que la entrada en vigor tendrá efecto el mismo 28 de marzo del año próximo.

Actualmente las licencias internacionales sólo se pueden adquirir en 90 oficinas de correos y a través de dos compañías privadas, pero el Gobierno espera que la cifra de oficinas de correos que puedan emitir estas licencias ascienda a 2.500. La estimación de licencias emitidas durante el primer año de Brexit se estima entre 100.000 y 7 millones.

Dicho con otras palabras: Los desplazamientos de ocio o por motivos profesionales de los conductores británicos podrían encarecerse en una cifra global que oscila entre 617.000 y 73,2 millones de euros en el primer año.

Los europeos también necesitaremos una licencia internacional para conducir en Gran Bretaña

Brexit 1

En el caso del resto de Europa estaríamos en la misma situación si queremos viajar a Gran Bretaña. Para poder conducir en Gran Bretaña deberemos hacernos con el Permiso Internacional de Conducción.

Los requisitos para conseguirlo son sencillos. Basta con tener el DNI o pasaporte en vigor para presentar en el momento de la identificación, una fotografía y una fotografía del permiso de conducir en vigor, además de abonar los 10,30 euros que cuesta en nuestro caso, y rellenar el formulario que puedes imprimir desde aquí.

De momento y a nivel de la industria, la presencia de BMW y de Jaguar Land Rover en Gran Bretaña está en entredicho en caso de un Brexit duro, algo a lo que parece que Aston Martin no teme en absoluto. Veremos cómo acaba esta película que también puede afectar a los ciudadanos de a pie.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio