Ante el desarrollo sin control, EEUU quiere estandarizar el diseño de las baterías de los coches eléctricos para su reciclado

Ante el desarrollo sin control, EEUU quiere estandarizar el diseño de las baterías de los coches eléctricos para su reciclado
10 comentarios

El coche eléctrico será un aliado en la lucha contra el calentamiento global una vez se aborden los desafíos éticos y medioambientales que supone desde el desarrollo de baterías hasta el final de su vida útil.

Un estudio de Greenpeace señala que un total de 12,85 millones de toneladas de baterías de coches eléctricos llegarán al final de su vida útil entre 2021 y 2030. En este sentido, no existe un procedimiento estandarizado para los diseños, materiales y químicas de las baterías que se fabrican, dificultando su reciclado. Pero EEUU está cerca de conseguirlo.

"Un gran problema" dentro de 10 años

A 250e

El Laboratorio Nacional Argonne, del Departamento de Energía de EEUU, ha anunciado un memorando de entendimiento con la industria eléctrica de EEUU para desarrollar estándares de reciclaje para baterías de iones de litio.

El objetivo de introducir un procedimiento estandarizado es ayudar a los fabricantes a comprender qué materiales y diseños serán más reciclables, mientras éstos ponen el foco actualmente en producir, simplemente, de forma barata.

De esta forma, se podrán identificar los estándares que los fabricantes y recicladores pueden usar para evaluar la cantidad de material extraíble y reciclable en los sistemas de baterías.

"Si no innovamos para abordar los desafíos del final de la vida útil y consideramos los impactos ambientales a medida que se producen más y más baterías, entonces tendremos un gran problema dentro de diez años", han advertido desde el sector.

Si bien el etiquetado de las baterías de iones de litio está estrictamente regulado, la mayoría de los paquetes de baterías no contienen información sobre la química del ánodo, cátodo o electrolito.

Bmw Ix2

Así, las empresas de reciclaje pueden encontrarse con dos versiones del mismo modelo de automóvil que tengan diferentes químicas de batería, dificultando su reciclado.

Además de un etiquetado claro, el diseño simple de la celdas de batería y la utilización de químicas enfocadas al fin de su vida útil serán la clave para que el coche eléctrico sea realmente ecológico.

Volvo

En España esto queda recogido bajo el Real Decreto 20/2017, de 20 de enero, sobre los vehículos al final de su vida útil, que obliga a los fabricantes a informar a los consumidores -incluso en los contenidos publicitarios- acerca de los criterios adoptados para garantizar que ese vehículo se ha fabricado y se tratará de forma responsable al final de su vida útil.

Actualmente en Europa se reciclan 15.000 toneladas de baterías, una cifra que podría llegar a las 700.000 toneladas en 2035.

En Motorpasión | Probamos el Tesla Model X P100D, porque ya no hace falta gasolina para ponerse a 100 km/h en 3,1 segundos

Temas
Inicio