El coche autónomo debe sobrevivir al tráfico real, así que los taxis sin conductor se están enfrentando al infierno vial de China

El coche autónomo debe sobrevivir al tráfico real, así que los taxis sin conductor se están enfrentando al infierno vial de China
3 comentarios

China está siguiendo los pasos de EEUU en cuanto a taxis autónomos, y aunque no llega al nivel de Cruise y su servicio oficial de transporte sin conductor, ya empieza a despuntar.

Baidu, conocido como el 'Google chino', ha obtenido la aprobación del Gobierno para desplegar los primeros taxis completamente autónomos en las carreteras del país a medida que se relaja la regulación en torno a esta tecnología. También DeepRoute.ai ha empezado a desplegar sus coches por el imprevisible tráfico de Shenzhen.

Según se ha hecho eco Hyperdrive, el gigante tecnológico ya cuenta con los permisos para operar sus 'robotaxis' en Wuhan y Chongqing en franjas horarias determinadas, adelantando a competidores como Pony.ai o XPeng.

Todo un reto teniendo en cuenta la densidad de tráfico de las principales ciudades del país. La red de carreteras y autopistas tiene una longitud total de cinco millones kilómetros (para hacernos una idea, España tiene cerca de 165.000 km).

Apollo RT6

Esto sitúa a China en el puesto 133 de la clasificación mundial, y en un país como poco complejo para conducir, y muy hostil con los peatones.

Serán cinco unidades de los nuevos Apollo RT 6, una nueva generación de coches autónomos que, según el fabricante, tienen un coste de producción de 37.000 dólares -la mitad que su modelo anterior-, lo que hace que se postule como una tecnología altamente escalable.

Apollo Baidu

Este buque insignia está equipado con un volante desmontable que en el futuro será sustituido por asientos adicionales o por gadgets de entretenimiento.

Para finales de 2022 el objetivo de Baidu es duplicar los taxis autónomos que tiene en las carreteras chinas, hasta las 600 unidades.

Otra tecnológica que está haciendo sus pinitos en Shenzhen es Deeproute.ai. Su vehículo 100 % autónomo empezó el 1 de agosto a rodar por el denso e imprevisible tráfico de la ciudad sin nadie al volante:

La compañía está en conversaciones con fabricantes locales para producir en masa estos coches equipados con su tecnología a partir de 2025.

Hace poco, Cruise, la compañía de General Motors basada en conducción autónoma, consiguió los permisos para cobrar oficialmente a los usuarios por los viajes en sus coches sin conductor y marcando con ello un hito.

Pero una serie de incidentes en San Francisco ha puesto a los reguladores en alerta.

Temas
Inicio