Compartir
Publicidad
Publicidad

Y ahora, ¿qué pasará mañana?

Y ahora, ¿qué pasará mañana?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las aspiraciones de Alonso para proclamarse Campeón del Mundo mañana en la carrera del Gran Premio de Brasil son, visto lo visto en la sesión clasificatoria de hoy, más remotas de lo que muchos pensábamos. Y es que si hay algo que no podía pasar, era que hubiera un piloto por encima del resto que no fuera el asturiano. Y ese piloto no es otro que Felipe Massa, el autor de la pole. Carga de gasolina aparte, ya comentamos al dar las claves del título que el brasileño podía marcar aquí un ritmo increíble, y de momento, así ha sido. Es más, ver a Massa tan fuerte seguro que alegra sobremanera a Hamilton, que sabe que si el que se lleva los 10 puntos de la victoria es el brasileño, su título está hecho.

Por buscarle el lado positivo a la configuración de las dos primeras filas de la parrilla, lo que puede mantener ese resquicio de esperanza para el español es que los McLaren y los Ferrari parecen estar muy parejos en prestaciones, o al menos no es un circuito en el que domine claramente ninguna de las 2 escuderías, y eso puede hacer que cualquiera de los 4 primeros pueda ganar la carrera o quedar 4º. El problema principal, está claro, es que de momento, el que empieza 4º es Fernando. Pero las carreras son muy largas, y las hemos visto de todos los colores este año. El primer momento crítico será, como siempre, la salida. Creo que el que puede pasarlo peor en ese momento será precisamente Lewis Hamilton. Salir 2º siempre plantea la duda si salir a atacar o a defender, y como eliga la segunda opción, que es lo que debería hacer, puede tener problemas a final de recta, porque los 2 que tiene por detrás éstán obligados a hacer todo lo contrario: atacar. Así que con Kimi y Fernando atacando a Lewis casi a la vez, pueden presentarse ocasiones que le pongan emoción a la carrera. Aunque, que no se nos olvide, que Fernando tendrá a la estela de su monoplaza al BMW de Nick Heidfeld, que ya le ha amargado más de una carrera al asturiano al colársele por delante aprovechando su estupendo sistema electrónico de salida.

Y si no se adelantan puestos en la salida, habrá que hacerlo en pista, que en el fondo, tampoco puede estar mal del todo para los espectadores. Alonso ha demostrado siempre crecerse cuando todo parece ir en su contra, y Brasil es un circuito donde se puede adelantar. Las estrategias, la verdad, son casi imposibles de descifrar, ya que los tiempos de la Q3 con gasolina han rebajado, en algunos casos, los conseguidos en la Q2, por lo que habrá que esperar a mañana. Pero vaya, no creo que haya ninguna sorpresa en este sentido.

Un último detalle, por si entre todos podemos intentar averiguar qué pasa en el coche de Alonso. Yo, pensando que no hay nada extraño, voy a dar una posibilidad. Fernando ha tenido especiales problemas en el segundo sector, la zona más lenta del circuito, donde es fundamental disponer de carga aerodinámica para rodar rápido. Fernando es el único piloto de los tres punteros que no estrena motor aquí. ¿Habrá decidido Fernando cargar menos ala en su monoplaza para intentar compensar su limitación de caballos en las zonas rápidas del circuito? Si así fuera, esto sería muy bueno para la carrera de mañana. No nos olvidemos que antiguamente, en Interlagos, cuando en la clasificación no había que salir con reglajes de carrera, todos los equipos cargaban ala para clasificar bien, y el día de la carrera la descargaban para no verse perjudicados en las rectas. Pero vaya, es por buscarle una explicación a las malas prestaciones del asturiano, que sinceramente, no logro encontrar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos