Will Power acaricia el título en IndyCar Series

Sin comentarios

Este fin de semana se disputa en el Auto Club Speedway de Fontana la última cita de la IndyCar Series 2014, en una temporada anormalmente reducida previa al proyecto de internacionalización del campeonato. Antes de ella, en las últimas dos semanas se disputaron una cita en óvalo, en Milwaukee Mile, y otra en rutero a pocos kilómetros de donde terminará el certamen, en Sonoma.

En la primera de las citas Will Power dio un puñetazo sobre la mesa en el menos apropiado de los terrenos para él a priori, en óvalo, al llevarse la pole e imponerse en el doblete de Penske en el óvalo más antiguo de Estados Unidos. El australiano se vio presionado primero por Tony Kanaan y luego por su propio compañero Juan Pablo Montoya, llevándose el triunfo finalmente por delante del colombiano y el brasileño, seguido por el otro Ganassi pilotado por Scott Dixon, en toda una resurrección de este equipo.

De cara al campeonato en Milwaukee fueron importantes el discreto resultado de Helio Castroneves frente a sus compañeros de Penske, al acabar tan sólo 11º, el abandono de Ryan Hunter-Reay tras tocar el muro y el séptimo de Simon Pagenaud. Al margen de Montoya, no fue una buena carrera para los colombianos del campeonato, siendo Saavedra 18º, Huertas 20º y abandonando Muñoz.

En Sonoma el fin de semana quedaba marcado extradeportivamente por el terremoto que afectaba a la región en la que se encuentra el circuito. Pese a ello, la carrera pudo celebrarse sin problemas, partiendo Will Power desde la pole en busca de dejar el título visto para sentencia. Sin embargo una carrera marcada por las estrategias de consumo de combustible dio un final esperpéntico y difícil de predecir.

Por un lado, Will Power se complicó la vida metiéndose en tráfico y protagonizando un trompo que le hizo caer al fondo del pelotón. En la última cita rutera del año Mike Conway trató de dar la sorpresa y lideró buena parte de la carrera, apareciendo al final de la misma también Graham Rahal, si bien a los dos el consumo les jugó una mala pasada: el segundo debió parar a pocas vueltas del final y el primero vio cómo, yendo demasiado justo de combustible, Scott Dixon le quitaba las pegatinas, para luego quedarse tirado en la última vuelta.

Así pues el triunfo fue para el neozelandés de Ganassi, enmendando una temporada difícil para este equipo con su segundo triunfo este mes. Entre coches quedándose tirados por falta de combustible, el segundo puesto fue para Ryan Hunter-Reay y el tercero para Simon Pagenaud, que mantenía así vivas sus escasas opciones de título.

En Penske la carrera no dio grandes motivos de celebración, siendo el mejor Juan Pablo Montoya, quinto tras Takuma Sato. Will Power cruzaba meta noveno pero era sancionado por adelantar en la última vuelta a Justin Wilson bajo bandera amarilla, clasificándose décimo. Eso sí, la horrorosa carrera de Helio Castroneves, accidente múltiple incluido y terminando en 18ª posición, le ponía las cosas fáciles de cara al campeonato.

Pero decir "fáciles" tratándose de Will Power es toda una osadía. El australiano es, para su desgracia, todo un especialista a la hora de perder el título en la última carrera y ahí están 2010, 2011 y 2012 para corroborarlo. Con 51 puntos de ventaja sobre Castroneves y 81 sobre Pagenaud antes de la última cita, a Power le bastará con acabar entre los siete primeros en Fontana para asegurarse el título hagan lo que hagan sus rivales. Si acaba más atrás, las combinaciones son innumerables y el miedo probablemente crecerá en él.

Foto | IndyCar Series

Temas
Comentarios cerrados
Inicio