Compartir
Publicidad

Trampas y estrategias para ser Campeón

Trampas y estrategias para ser Campeón
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Era de esperar que la decisión de la FIA de atorgar el título de Campeón del Mundo al piloto que más victorias consiguiera traería cola para largo. Y lo que nos queda de aquí a final de año. Por el momento, y dudando mucho que la recogida de firmas que se está realizando para volver a dar marcha atrás a esta medida sirva para algo, van apareciendo diversas suposiciones de lo que nos podemos encontrar este año.

De entrada, se nos muestra la injusticia con el ejemplo de un piloto que gana 4 carreras y abandona en 13 contra el piloto que gana 3 y acaba 2º en las 14 restantes. El campeón sería el primero. Con ello se está perjudicando claramente la regularidad, perdonando de manera exagerada los errores de los pilotos. Aquí ya no gana el que sepa sacar siempre lo mejor de su coche, aunque no sea el más rápido, sino que puede salir vencedor el que juegue al todo o nada en cada carrera. Esto, en principio, no debe ser nada beneficioso en las aspiraciones de Fernando Alonso, piloto regular como pocos y que apenas comete errores.

Pero además, podemos encontrar casos curiosos, sobre todo a medida que se acerque el tramo decisivo de la temporada. Teniendo en cuenta que la nueva normativa de motores no exige cuántas carreras debe durar cada unidad, sino que simplemente dice que cada piloto tiene 8 motores para todo el año, en el momento en el que sólo valga la victoria, un piloto puede decidir que vale más la pena retirarse de la carrera y conservar el motor que luchar por acabar 3º o 4º (siempre que su escudería, en lucha por el Mundial de Constructores, o sea, por el dinero, le deje, claro).

También me da algo de miedo el hecho de que ahora la victoria pase a ser en muchas ocasiones la única opción factible para las aspiraciones de un piloto, en lugar de estar convenientemente premiada, pero sin pasarnos. Ganar o ganar. Eso de estar siempre en el podium ya no vale para nada (no contemplo el empate a victorias). Puede parecer que el espectáculo está garantizado en esta situación, pero si nos metemos en el casco del otro piloto en liza, el simple hecho de saber que lo único que no puede pasar en la carrera es que gane tu rival puede llevar a mucha polémica. Esperemos que no se les escape de las manos a la FIA.

¿Se os ocurre alguna otra trampa o casuística posible con este nuevo sistema?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos