Compartir
Publicidad
Publicidad

Toro Rosso se desboca en Shanghai

Toro Rosso se desboca en Shanghai
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los grandes vencedores del Gran Premio de China ha sido sin duda el equipo Toro Rosso. Tras Japón, que había sido un duro palo por el accidente de Vettel cuando rodaba tercero y por la sanción a Liuzzi al finalizar la prueba, que les impedía firmar su primer punto del año, en China se han desquitado todos, ¡y de qué forma! Ya en la clasificación de ayer comentábamos la fantástica posición de ambos Toro Rosso en la parrilla de salida, 11º Liuzzi y 12º Vettel. El fin de semana se torció un pelín al ser sancionado Vettel con la pérdida de 5 puestos en la parrilla por haber estorbado a Kovalainen en su vuelta de clasificación. El jovencísimo alemán iba a salir 17º.

Pero nada ha podido hoy con los toros italianos. En la primera fase de la carrera, hemos visto un sensacional Vitantonio Liuzzi peleándose por detrás de los Ferrari y los McLaren, que hoy han estado muy lejos del resto. En una sensacional salida, Liuzzi pasó por la linea de meta 7º en la primera vuelta (ganó 4 posiciones en la salida), y a las primeras de cambio adelantó al BMW de Nick Heidfeld en pista. De esta forma, el increíble Toro Rosso del italiano ha aguantado en una genial 6ª posición hasta las primeras paradas en boxes. Mientras tanto, Sebastian Vettel iba remontando desde atrás sin hacer mucho ruido. El alemán se la había jugado a una arriesgada estrategia a una única parada, y ha tenido la gran suerte que esa parada coincidiera con el momento justo de cambiar de intermedios a neumáticos de seco. Tras esa única parada, Vettel era 9º. Y llegó la hora de hacer la segunda parada en boxes para los que iban a 2 paradas (la mayoría). Vitantonio Liuzzi iba 4º cuando ha entrado a hacer su segundo y último cambio de neumáticos. Esta segunda tanda de paradas en boxes ha sido el momento en el que Vettel ha empezado a subir posiciones como la espuma, hasta llegar a colocarse 5º por detrás del no menos sorprendente Honda RA107 de Jenson Button. El británico, de todas formas, tenía que volver a parar, y así lo indicaban las vueltas rápidas que marcaba en esa fase de la carrera. Cuando Button paró a por su último juego de gomas, Vettel se colocó en esa genial 4ª plaza que ya no abandonaría en ningún momento.

Mientras tanto, Vitantonio Liuzzi, en 7ª plaza, también esperaba las paradas en boxes de los últimos pilotos a 2 paradas que faltaban por parar, en concreto Button y Fisichella. Al final, sólo pudo ganar la plaza de Fisichella, ya que el ritmo de Button antes de entrar a boxes le permitió finalizar 5 segundos por delante del Toro Rosso. Pero que nadie se crea que esta 6ª plaza fue cómoda. En absoluto. Las últimas vueltas tuvo que contener al BMW de Nick Heidfeld (se encontraron de nuevo al final, que cosas), y lo hizo a la perfección: medio segundo de ventaja le sacó a Heidfeld en la línea de llegada. ¡Por los pelos!

Insisto: desde que a Liuzzi le han puesto un compañero que le aprieta, está siendo otro. Ahora Toro Rosso transmite seriedad, y el ambiente de trabajo está dando resultados en la pista. Vettel es buenísimo, pero Liuzzi también. Sólo le faltaba verse un poco presionado. Y mi relexión va más allá: ¿nadie se estará arrepintiendo ahora en Toro Rosso de quitar a Liuzzi y meter a Sebastien Bourdais el próximo año? Vale que Bourdais es muy bueno (en la CART), pero es un novato en Fórmula 1, y Liuzzi está bastante consolidado en la categoría. Desde mi punto de vista, el equipo Vettel - Liuzzi es sensacional para Toro Rosso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos