Compartir
Publicidad

Todo queda para Valencia en la GP2

Todo queda para Valencia en la GP2
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Dos son las noticias de este fin de semana de GP2 en Spa-Francorchamps: la primera, que como ya vien siendo habitual, Timo Glock se empeña en no rematar un título que debería haber ganado ya hace unas pocas carreras. La segunda, por lo que respecta a los intereses españoles, fue el fantástico podium de Andy Soucek en la carrera sprint del domingo. Y de Spa también se deriva una tercera noticia, y no menos buena para nuestros intereses: la próxima cita de la GP2, última de la temporada, será absolutamente decisiva, y se va a disputar en el circuito Ricardo Tormo de Cheste. Valencia decidirá el campeón de este año de la GP2, Timo Glock (79 puntos) o Lucas Di Grassi (77 puntos). No pinta nada mal...

Pero todo sea dicho, si la mala suerte se cebó con Di Grassi en Monza, esta vez no ha dejado tranquilo al alemán en todo el fin de semana. En la carrera del sábado, todo se fue a pique en la misma salida, cuando su iSport se quedó parado en la parrilla. Sólo quedaba luchar por el puntito que da el marcar la vuelta rápida. Y lo consiguió. Pero su rival por el título, Lucas Di Grassi, finalizó la carrera en 3ª posición, recortando un buen puñado de puntos al alemán. Sensacional la 4ª plaza final de Javi Villa en la carrera larga del sábado (su mejor actuación en una carrera de sábado), remontando desde una pobre 14ª plaza en la parrilla de salida. Otro español, Andy Soucek, lograba una meritoria 6ª plaza que le permitiría salir 3º en la carrera del domingo. El domingo teníamos unas primeras posiciones de la parrilla totalmente inéditas: el chino Ho-Pin Tung, el indio Chandhok, o el propio Soucek. Pero más inéditas fueron las dos primeras plazas al final de la manga: ganó el indio Karun Chandhok, y Andy Soucek logró una sensacional segunda plaza. El podium lo completó Lucas Di Grassi, estrechando así el cerco con Glock. Y mención aparte merece lo del alemán. Si en la carrera del sábado sus opciones se fueron al traste en la misma parrilla, esta vez no llegó ni a eso: una incomprensible maniobra de Ricardo Risatti embestía el monoplaza de Glock en la vuelta de calentamiento, y el alemán se veía obligado a abandonar. En Valencia ya no habrá margen para el error.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos