Compartir
Publicidad

Sebastian Vettel y Red Bull ya son tetracampeones del mundo de Fórmula 1

Sebastian Vettel y Red Bull ya son tetracampeones del mundo de Fórmula 1
Guardar
33 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La carrera perfecta tanto para Sebastian Vettel como para Red Bull. Si ayer decíamos que la carrera de hoy iba a ser muy estrategíca, 24 horas después podemos confirmarlo. Aunque quizás las variables no han funcionado como se esperaba. Sea como fuere, hoy se ha confirmado lo inevitable. Sebastian Vettel ha ganado el Gran Premio de India y se ha proclamado campeón del mundo de Fórmula 1 por cuarta vez. Un título que además viene de la mano con el título de constructores ya que los resultados han permitido que Red Bull también consiga su cuarto título en este apartado. El día de gozo y alegría en Red Bull no puede ser mayor.

Pero vayamos a una carrera que comenzaba mandando a la lona a Fernando Alonso. El español veía como en la salida sus opciones de podio se esfumaban por completo cuando se tocaba con Mark Webber. Sin el asturiano en la lucha, la carrera iba a ser un tu a tu entre Vettel y Webber que con estrategias distintas podría hacernos ver algo de picante. Nada más lejos de la realidad.

A pesar de parar en la vuelta 2, no tardamos en darnos cuenta de que la estrategia de Red Bull para Sebastian Vettel era la adecuada. Máxime cuando conseguían que Mark Webber secundara a su piloto estrella. Un doblete que parecía perfecto hasta que el monoplaza del australiano decía basta. Un nuevo contratiempo para Webber en sus últimas carreras con la escudería.

Con la victoria ya en manos de Vettel, por detrás sí que hemos vivido un gran duelo. Lotus sorprendía a todos y optaba por realizar una única parada con sus pilotos lo que hacía que tuvieran que exprimir al máximo sus compuestos duros. A pesar de que Pirelli recomendaba no dar más de 35 vueltas con ellos, han sido más de 50 en el caso de Räikkönen y unos pocos giros menos para Romain Grosjean.

Mientras sus rivales paraban, los Lotus ascendían posiciones hasta encontrarse los dos en el podio. Un espejismo que desapareció cuando llegó la horda de pilotos encabezada por Nico Rosberg. El alemán consiguió superar a ambos para colocarse segundo mientras que a Felipe Massa, Sergio Perez y Lewis Hamilton les faltaron vueltas. Grosjean superó a su compañero para ser tercero, a pesar de salir desde la décimoséptima posición, mientras que a última hora el finés tenía que parar con unos neumáticos en las lonas.

Hay que decir que hemos vivido un final de lo más particular. Tras cruzar la línea de meta, varios pilotos decidían parar al final del pit-lane, mientras que Sebastian Vettel se tomaba el lujo de dar una vuelta completa y en vez de parar en el parque cerrado, dejar el coche en plena línea de meta no sin antes celebrar el título con unos cuantos ceros. Una maniobra prohibida por la FIA pero que seguro que acarrerará ninguna sanción. A fin de cuentas, no todos los días uno se proclama campeón por cuarta vez...

Más información en Motorpasión F1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos