Compartir
Publicidad
Publicidad

Sanción económica y "libertad provisional" para Kyle Busch

Sanción económica y "libertad provisional" para Kyle Busch
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Tomarse la justicia por su mano le va a salir caro al Enfant Terrible de la Nascar. Como ya os informamos el pasado fin de semana, tras provocar un accidente en el que dejó fuera a Ron Hornaday Jr, Kyle Busch fue sancionado por la NASCAR con la imposibilidad de disputar las carreras de la Nationwide Series y la Sprint Cup en la que tenía planeado disputar.

En el segundo de los casos, su no presencia al volante del Toyota Camry #18 de Joe Gibbs Racing le ha apartado definitivamente de la lucha por el título. No era el favorito, pero tampoco podíamos descartarle. Pero no queda ahí el castigo. Busch ha recibido una multa de 50.000 dolares y de aquí a final de temporada estará en libertad vigilada. Si repite la acción la NASCAR podría emprender acciones aún mayores (podría llegar a ser suspendido indefinidamente).

Pero más allá de la sanción económica, que no creo que sea problema para Busch, tanto sus patrocinadores, m&m´s, como la marca para la que corre, Toyota, no están muy contentos con el piloto de Las Vegas y con sus acciones polémicas. Tanto es así que Busch fue obligado a ver la carrera desde el muro de su equipo (aunque el no pilotó el coche sí participó en Texas con Michael McDowell al volante). No acaban ahí los efectos secundarios. Tras el incidente, el fabricante japonés decidió retirar una campaña publicitaria que estaba siendo emitida en USA y que tenía al pequeño de los Busch como protagonista.

Una lástima que Kyle Busch, con talento suficiente como para ganar un título de la NASCAR, pierda cada año sus opciones de título por cuestiones de "cabeza". Lo sucedido en el Texas Motor Speedway no es más que la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la NASCAR.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos