Compartir
Publicidad

Reflexiones acerca de la GP2 como escaparate de pilotos de Fórmula 1

Reflexiones acerca de la GP2 como escaparate de pilotos de Fórmula 1
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Debo reconocer que lo que más me atrae de la GP2, además de las trepidantes carreras que nos regala, es la más que demostrada importancia que tienen los pilotos en esta competición. Si no, no se puede explicar de otro modo que un equipo como el Campos Grand Prix haya tardado tanto como lo que tardó en fichar al experimentado Giorgio Pantano, para pasar de ser el penúltimo clasificado por equipos en 2005 y 2006, a alzarse en la tercera plaza en este 2007.

O tampoco se entendería que un equipo como el actual Minardi Piquet Sports haya pasado de estar luchando por el título en 2006 con Nelsinho Piquet al frente, a haber acabado el tercero por la cola en este 2007. Incluso el equipo Arden Motorsport, que a punto estuvo de darle la primera edición de la GP2 a su piloto Heikki Kovalainen, ha acabado este año séptimo en la general por equipos. Me encanta que el piloto marque diferencias, para qué negarlo. En Fórmula 1 es impensable que llegue un piloto a Spyker o al Minardi de la época, y de un año para otro coloque a la escudería en la lucha por las victorias. En GP2, eso puede pasar, y por eso considero tan importantes los ensayos de pretemporada en los que cada piloto prueba 2 o 3 monoplazas diferentes, y cada equipo prueba un buen puñado de pilotos.

En estos ensayos ya se pueden conocer los objetivos reales de los equipos. El que quiera un piloto que aporte dinero, estará luchando al fondo del pelotón. El que apueste por la calidad de un piloto y tenga buen ojo, puede ser candidato a ganar la GP2, venga de donde venga la temporada anterior. Y que se premie a los equipos que apuestan por las aptitudes del piloto siempre es un innegable indicador de buena salud de una competición.

Hay equipos que parece que siempre estén ahí arriba, cierto. Pero creo, sinceramente, que eso responde a una buena política deportiva de fichajes de pilotos, y evidentemente, a un presupuesto seguramente mayor. Pero el piloto sigue marcando la importante diferencia entre ser bueno y ser el mejor. ART es una escudería puntera, porque en 2005 tenía a Nico Rosberg y en 2006 a Lewis Hamilton. En 2007 no han tenido, para mi gusto, un piloto con tanta calidad, y han perdido su primer campeonato de GP2.

Y ahí fuera está la realidad: piloto que ha sido capaz de luchar por victorias en la GP2, está demostrando ser un buen piloto de Fórmula 1, como lo son Hamilton, Rosberg o Kovalainen, y como a buen seguro lo será Nelsinho Piquet.

Foto | GP2

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio